SIMPLIFICA

“Lo simple puede ser más difícil que lo complejo. Tienes que trabajar duro para limpiar tu pensamiento y hacerlo simple” – Steve Jobs.

Cuando miro a mi alrededor, veo a personas que viven sus vidas siempre corriendo detrás del tiempo. Veo padres que, centrados en sus trabajos, han dejado atrás la infancia de sus hijos. También encuentro personas que han arruinado sus relaciones porque estaban persiguiendo “algo” en el futuro sin tener tiempo para vivir y amar a las personas que los rodean en el presente. Tu vida es demasiado corta para desperdiciarla en el carril rápido. La vida se disfruta mejor a un ritmo pausado. 

Al final de este artículo os introduje el concepto del Efecto Diderot. Denis Diderot era un encliclopedista y escritor francés del siglo XVIII. Vivió siendo pobre casi toda su vida pero en 1765 la reina Catalina II de Rusia le ofreció comprarle su biblioteca y nombrándolo de por vida administrador de la misma pagándole 50 años por adelantado. La reina también le regaló una preciosa bata de color escarlata que sustituyó a su viejo atuendo. Esa túnica tan buena y elegante provocaba que el resto de sus pertenencias pareciesen de mala calidad, baratas y sin gusto, por lo que Diderot fue sustituyéndolas por un sofá de mejor calidad, una mesa nueva, algunos cuadros… Cuanto más compraba, más quería y acabó redecorando su casa entera a partir de aquella bata. Se convirtió esclavo de aquella prenda ya. “yo era dueño absoluto de mi bata vieja, pero me había convertido en esclavo de la nueva” escribe en uno de sus ensayos. Casi sin darse cuenta, terminó por gastarse todo su dinero en posesiones que realmente no quería y que terminaron por hacerle miserable.

Esto, más adelante, pasó a conocerse como “efecto Diderot”. Las cosas que adquirimos son un reflejo de nuestra identidad y del lugar que ocupamos en nuestra sociedad. En el libro “El millonario de la puerta de al lado” hay muchos ejemplos en los que una persona que se muda a un barrio de clase más alta siente la necesidad de entrar en una espiral de gasto creciente que le haga vivir más acorde con sus vecinos.

En contraparte a todo esto está la simplicidad voluntaria y para encontrar sus orígenes tenemos que volver a la cultura helena

Epicuro afirmaba que la felicidad y el bienestar debían lograrse con la utilización mínima de recursos y moderando o evitando todo lo superfluo. Todas las personas pueden tener una vida simple y eso no depende del dinero que tengamos sino de nuestras elecciones, afirmaba.

La escuela cínica de Antístenes sostenía que la civilización y su forma de vida es un error y que la felicidad viene dada siguiendo una vida simple acode con la naturaleza. Platón y Aristóteles por su parte proclamaban la importancia del “hombre de oro” cuyo sendero de vida no poseía ni excesos ni carencias. Otras tradiciones como la budista promovía el “sendero medio” entre la pobreza y la acumulación sin sentido.

El minimalismo, que es la expresión de esa simplicidad voluntaria, consiste en eliminar los elementos superfluos de nuestra vida para centrarnos en lo verdaderamente esencial y en consecuencia reducir la velocidad en nuestras vidas. Cuanto más sencillo sea todo lo que pensamos, mayor amplitud le estamos dando a que sucedan mejores cosas.

Es importante aplicar la simplicidad a todos los campos de la vida. Es necesario ser mentalmente muy flexible para no anclarse a antiguos dogmas, objetos, personas etcétera, que no solo no nos estén aportando nada, sino que estén ocupando un espacio innecesario que podría estar libre o lleno con otros pensamientos, personas y objetos de mayor valor emocional.

Aristóteles era un enamorado de las metáforas. Para él eran la cima de la belleza de las palabras, y siendo seguidor de sus retóricas, utilizaré una. Los robles son árboles altos y robustos, sin embargo cuando viene un huracán intentan luchar con todas sus fuerzas contra el viento que al final los arranca de raíz y se los lleva volando. Por el contrario el bambú es un árbol más débil en apariencia, pero que sabe que cuando llega el viento no merece la pena luchar contra él porque tiene todas las de perder. Entonces lo acompaña en su fluir y se funde con sus movimientos hasta que pase. Tu mente tiene que ser como ese bambú, flexible al cambio, sin anclajes y con capacidad para adaptarse a lo que va llegando.

Para aplicar el minimalismo solo tienes que tener en cuenta una regla fundamental, lo sencillo entra solo, necesita poco mantenimiento y potencia. Lo complejo no entra bien, entorpece y aminora.

Identifica aquellos aspectos de tu vida que puedan ser simplificados y simplifícalos. Cuanto más poseemos más dependencia emocional tenemos y por lo tanto más nos cuesta deshacernos de esas cosas que no nos están aportando nada. Dostoievski nos advirtió sobre un escenario que Nietzsche se encargaría de desarrollar con posterioridad, “prueben a colocar al hombre en la mas prospera, idílica y fantástica de las utopías. Refúgienlo en inmensas burbujas de placer hedónico evitando todo contacto con la crudeza del cosmos. Concédale todo lo que siempre soñó sin tener que pasar por las frustraciones, decepciones o dificultades. Les aseguro que, tarde o temprano, esta enigmática criatura encontrará el modo de sentirse miserable. A fin de cuentas no deja de ser por su naturaleza radical y composición un ser sintiente”

Con esto no digo que haya que ser totalmente austero y vivir en una casa sin muebles durmiendo en el suelo. La cuestión aquí es tener la cantidad de objetos que puedas manejar.

Cuando empiezas a simplificarlo todo, te das cuenta de la cantidad de cosas que te sobran. Cuando minimalizas tus pensamientos, descubres cuánto daño te estaban haciendo algunos patrones repetitivos que a diario no te dejaban pensar con claridad. Cuando minimalizas tu dieta, te das cuenta de la cantidad innecesaria de comida que estabas consumiendo. Busca en todos los aspectos de tu vida e intenta ver las cosas que no son esenciales.

Cada persona debe de adaptar esta filosofía de vida a sus necesidades personales, aunque siempre hay puntos en común cuando se entiende la profundidad de la filosofía que hay de fondo.

ALGO SOBRE LO QUE PENSAR

Elige con consciencia y con mucho criterio las cosas que vas a comprar y vete a la tienda con un objetivo muy claro. Evita consumir por consumir porque el consumismo irresponsable es la principal causa de la contaminación y la explotación masiva de los recursos del planeta.

Simplifica tus relaciones personales. No sientas la necesidad de tener conversaciones superficiales con la gente solo por el hecho de quedar bien. A la gente le aterra el silencio, no pueden estar delante de otra persona sin decir nada. Que no te den miedo estas situaciones. Intentaré desarrollar esto un poco más adelante.

No intentes que otras personas quieran seguir tu estilo de vida. No te identifiques, respeta a otras personas. Si intentas imponer tus ideas sobre los demás, las otras personas se lo tomarán como un ataque. Predica con tu ejemplo y no con tus palabras.

No te fuerces a desprenderte de cosas cuando aun no estés preparado. Conoce y respeta tus propios límites. El apego a un objeto no desaparece por el hecho de tirarlo, tomate el tiempo que necesites.

Ten muy presente que no es lo mismo un minimalista que un tacaño. El minimalismo no va de gastar menos, sino de gastar mejor. Invierte en cosas y experiencias que tengan impacto positivo en tu vida.

No compres productos de mala calidad para ahorrar dinero. Invierte en productos de buena calidad aunque más caros pero que te de verdadera satisfacción. La paradoja es que a la larga esto ahorra dinero.

Piensa que cuando compramos algo, lo estamos pagando con tiempo de nuestras vidas. El tiempo exacto que invertimos en trabajar para conseguir el dinero necesario para ese objeto. Cuando te venga un impulso consumista párate un momento y piensa en qué cambiaría tu vida si no comprases ese objeto. Si la respuesta es “en nada”, entonces probablemente es algo que no necesitas.

Tendemos a acumular muchas cosas que no necesitamos y la acumulación tiende a ser vista como un mensaje. Al elegir mi casa tenía claro que no quería que tuviese trastero ni nada similar. Mucha gente tiene trasteros en casa en los que va almacenando cosas viejas o incluso cosas nuevas que compra por el impulso del consumismo pero que pronto se ven relegadas a un segundo plano. Llega un punto que ni siquiera saben qué cosas puede haber ahí guardadas.

Todo lo que hacemos y su por qué muchas veces tiene su reflejo en carencias internas. Cuando tiendes a acumular en algún área de tu vida es porque, probablemente, sientas en cualquier otra un vacio que no sabes cómo llenar y el cuerpo en su búsqueda natural del equilibrio trata de compensarlo. Lo mismo pasa con las personas desordenadas por ejemplo. El desorden externo a menudo refleja desorden interno. En realidad, el estado de una casa refleja muy fielmente el estado interior del morador. Cuando mediante la observación detectes una acumulación en algún área de tu vida, párate a pensar en qué es lo que está actuando de fondo cuando estas acumulando.

Cuando tienes una mochila encima todo el día con un montón de kilos extra se vuelve un impedimento muy grande para que puedas disfrutar de la vida. Líbrate de esa mochila y solo ten lo que necesites tener. Si queremos cambiar nuestro rumbo, el cuerpo tiene que estar vacio para que no tenga lastres. Trata de tener consciencia en lo que haces e identifica de dónde viene la acumulación y lo que simboliza.

SIMPLIFICA TUS PENSAMIENTOS

Presta atención a cómo funcionan tus pensamientos y trata de simplificarlos todo lo que puedas. Los pensamientos se producen mediante impulsos eléctricos en las neuronas. Son ondas que tienen un verdadero impacto en nuestra vida aunque solo se queden en nuestra cabeza y no se lleguen a realizar. Estas ondas van transformando y configurando nuestra realidad por eso es tan importante poner nuestro foco en ello.

Los pensamientos son demasiado poderosos para dejarlos vagar sin rumbo o sin control, pero si le damos unas pautas adecuadas podemos utilizar toda su fuerza para crear algo maravilloso.

SIMPLIFICA TUS RELACIONES

Tener más cantidad de relaciones no nos hace más felices, eso lo determina la calidad de las mismas. Las relaciones necesitan atención, que se les dedique tiempo y energía para cuidarlas y si tienes una cantidad de relaciones que no puedes manejar no tendrás espacio mental para dedicarte a cada una de ellas. Haz limpieza de tus relaciones y de esa manera estarás haciendo espacio para que entren personas nuevas a tu vida que te puedan aportar más.

Elige conscientemente a las personas de las que te rodeas. Tendemos a pensar que las relaciones son algo que ocurren espontáneamente y solemos aceptarlas como nos tocan para luego quejarnos si no nos gustan las personas que nos llegan. Tienes que elegir muy bien tus relaciones porque en muchos casos de ellas dependerá parte de tu futuro. Pero antes de nada es muy importante aprender a estar feliz solo porque si no te sientes completo estando solo, inconscientemente estarás buscando en otras personas aquello que te falta y no sabes darte a ti mismo y de esa manera crearás relaciones de dependencia y difícilmente podrás construir relaciones sanas. Cuando aprendas a estar bien solo y a darte a ti mismo todo lo que necesitas, construirás relaciones sólidas con los demás

Escoge conscientemente las relaciones que quieres tener en tu vida. Quédate con las que te aporten valor, aquellas relaciones en las que se te aprecia por ser como eres y no se te juzga. Por contra elimina las relaciones que te consuman demasiada energía y que no te dejen expresar tu verdadera esencia. Es indispensable aprender a distinguir las relaciones que no nos hacen bien y tener el valor de dejarlas ir. Cuando sentimos que tenemos que distanciarnos de una persona lo mejor es mirar en nuestro interior, ser honestos y decidir donde están nuestros límites y cuáles son nuestras necesidades.

Ten en cuenta que hay relaciones que no tienen nada de malo, pero te das cuenta de que no forman parte de tus prioridades y decides soltarlas para poder profundizar más con otras personas. Esto en realidad es beneficioso para todos, porque a veces nos aferramos a relaciones que tenían un propósito en un momento dado y cuando ese momento pasa tenemos dificultades para dejarlos marchar. No nos hacemos ningún favor cuando perpetuamos estas relaciones dependientes.

Con esto no digo que haya que deshacerse de las relaciones que nos resultan difíciles para no tener que esforzarnos. A menudo aquellas relaciones más significativas y profundas son las más difíciles. A priori pueden suponer un auténtico reto pero nos nutren y nos hacen crecer y también a la otra persona.

Por otro lado la gente verdaderamente interesante escasea y no va venir a buscarte a casa. Es un proceso de búsqueda activa, automejora personal y trabajo en el que es necesario dar antes de recibir.

SIN APEGOS

Cuando empiezas a querer aligerarte de cosas te das cuenta del tremendo apego que tienes a los objetos materiales. Muchas veces somos conscientes de que no necesitamos estas cosas pero nos resulta demasiado doloroso deshacernos de ellas. Lo peor de todo es cuando nos empezamos a dar cuenta de que lo mismo sucede con cosas no materiales como relaciones, recuerdos, trabajos, etcétera.

Sentimos ese apego negativo cuando hemos puesto nuestro foco en el sitio equivocado y hemos creado una falsa sensación de dependencia, pero si reconducimos nuestra atención y nos enfocamos en lo esencial, desaparece. Por ende el desapego es la consecuencia natural de tener el foco puesto en lo verdaderamente importante.

Ten en cuenta que el hecho de deshacerte de un objeto físicamente no significa que te hayas desapegado de él. No sirve de nada si no te has replanteado tus prioridades, por eso no te fuerces a desprenderte de las cosas si no estás preparado.

En realidad es una transformación personal. Se trata de dar un giro a tu vida a nivel interior y todo lo que hacemos por dentro se ve reflejado por fuera como he mencionado antes.

Como toma de contacto para realizar una limpieza interior y exterior, librarte de las cosas materiales es una buena forma de empezar. Una vez que te desapegas de lo que no necesitas empiezas a notar cambios a otros niveles como mayor claridad mental, menos estrés o más motivación y en general te sientes incentivado para avanzar un paso más adelante. Para ello primero visualiza como sería tener tus cosas siempre en orden y que resultara fácil manejarlas. Utiliza esta imagen mental y vuelve siempre a ella para motivarte en el proceso.

Simplificar tu vida no significa vivir con una cantidad de recursos limitada sino que eso es más bien una consecuencia del proceso, pero no el objetivo. El dinero es energía y es una forma de intercambio. También es una forma de abundancia. Tenemos la sensación de que el dinero no casa bien con una vida espiritual, y que cuando tu vida está llena de significado y quieres hacer el bien por la humanidad tener dinero es incompatible. Eso no es más que una de las muchas creencias limitantes que tiene el ser humano y es una manera de rechazar la abundancia en tu vida. El dinero es un amplificador tanto de lo bueno como de lo malo. Lo que sea que estés haciendo el dinero lo amplifica.

Un estilo de vida basado en la simplicidad no implica vivir en la miseria o sin lujos sino establecer una serie de prioridades. Hay que distinguir muy bien entre los lujos con un impacto necesario en nuestra vida, de los lujos que no nos aportan nada.

MI MINDSET PERSONAL, 47 REGLAS PARA VIVIR

Ahora que el año está llegando a su fin, quisiera cerrarlo,  parafraseando un poco a Jordan B Peterson y su maravilloso libro,   con una serie de recomendaciones que considero útiles desde mi propia experiencia de vida. No lo llamaría consejos porque en realidad no lo son. De hecho no soy nadie para dar consejos a la gente, pero son cosas que pienso os pueden ayudar o, por lo menos, hacer que reflexionéis sobre ello.  Coge lo que necesites y más resuene contigo, deja lo que veas que no te va a aportar nada

1- Aléjate de las personas que por sistema critican a otras. Maximiza el tiempo y contacto con gente con mentalidad de crecimiento, buenas intenciones y sentimientos positivos.

2- Empieza hoy leyendo una página, invirtiendo 50 euros, levantando tu primera pesa, escribiendo una frase y borrando un contacto que no te aporta nada. Repítelo mañana y así sucesivamente. Observa cómo va cambiando tu vida. Aprovechate del interés compuesto en todos los aspectos de tu vida

3- Aplica la ley de los tercios. Pasa un tercio de tu tiempo con personas que tienen un menor grado de conocimiento, a las que puedas enseñar y a la vez en ese proceso aprender de ello. El segundo tercio pásalo con un nivel de conocimientos muy parecido al tuyo para afianzarlo y el tercer tercio con personas de las que puedas aprender conceptos nuevos. Si utilizas este patrón formarás lo que los ingleses llaman “networking” o una red de contactos muy potente que iras alimentando con tus aportaciones y las de los demás.

4- Diversifica tus fuentes de opinión y también equivócate en lugar de permitir que otros acierten por ti. Conoce los sesgos cognitivos que hacen que tu mente continuamente busque atajos para saber identificarlos y minimizar su impacto.

5- Como dicen la filosofía estoica, tu cuerpo es lo único que te pertenece y nadie te puede quitar. Cuídalo y respétalo. Para ello trabaja tres pilares: el ejercicio aeróbico, la fuerza y la flexibilidad. Está demostrado mediante muchos estudios que el ejercicio aeróbico proporciona felicidad, por ejemplo reduciendo significativamente la depresión, el entrenamiento de fuerza una vida más larga evitando la sarcopenia entre otros y la elasticidad una mejor salud en general. Un cuerpo flexible esconde una mente flexible. Si además de flexible es también fuerte y resistente el beneficio es exponencial

6- Quédate únicamente con todo lo que te aporte y deshazte de lo que no. De la misma manera si algo te aporta hoy y mañana deja de hacerlo, no dudes en dejarlo y avanzar hacia el siguiente nivel. Es inútil cruzar un río en una canoa y una vez llegada a tierra ir corriendo con la canoa colgada en la espalda.

7- La mejor manera en la que una persona puede vivir no es aquella en la que se hagan grandes cosas que influyan en la vida de millones de personas, sino aquella en la que hizo incidencia en la parte del mundo que tocó, independientemente del tamaño que tenga. Por eso sé el cambio que deseas ver en el mundo

8- El riesgo y la percepción de este son dos cosas distintas. Lo que no parece doler a corto plazo, calma a la gente en la complacencia y justo cuando se sienten más seguros, sin previo aviso llega una tormenta con un súbito estallido de dolor. Todo en la vida es susceptible al cambio. Intenta estar preparado para muchos escenarios, pero no olvides la aleatoriedad de los acontecimientos. Si una persona asume riesgos y afronta su destino con dignidad, no habrá nada que la empequeñezca. Si no asume riesgos, no podrá hacer nada por engrandecerse. Cuando se afrontan los riesgos, los insultos de los “medio hombres” son como los ladridos de los animales, nadie puede sentirse ofendido por el ladrido de un perro 

9- Piensa que todos tenemos los mismos 1440 minutos al día por delante y que lo que hagas con ellos es lo que marcará la diferencia. Una vida bien aprovechada no es corta, el problema es no estar bien enfocado.

“La vida es una tienda de golosinas en la que solo hay una condición, el caramelo que no comes, lo pierdes. Cada caramelo es un día en tu vida y cada día desaprovechado es un caramelo perdido” Anxo Perez

10- Aprende viendo y cuidando a los animales y a la naturaleza en general. Los animales muchas veces pueden darnos muchas lecciones de vida.

11- No olvides introducir el agradecimiento en tu día a día.

12- Siempre en la vida van a surgir  problemas y se te presentan dos opciones. Intentar solucionarlos dándote cabezazos contra ellos, o como decía Bruce Lee en una conocida entrevista, siendo como el agua y dejándote deslizar a través de sus grietas.

13- Piensa en la cláusula reversa, nunca una acción acaba saliendo como quieres que salga, por eso prepárate para el efecto contrario

14- Uno de los grandes placeres de la vida es seguir aprendiendo y dejar atrás las ideas preconcebidas y rígidas en las que creías ciertas tiempo atrás. Vaciando tu mente para que puedas albergar nuevas ideas te hará libre de buscar otros nuevos caminos.

15- Hay pocas alegrías que equivalen a un buen libro, un buen paseo, un buen abrazo o un buen amigo. Prueba todo esto al menos una vez al día. Todos son gratis.

16- Sé consciente de que la gente miente, que mienten en casi todo y que van a seguir haciéndolo. Todos mentimos, y luego racionalizamos nuestra deshonestidad dando a nuestras mentiras nombres más agradables para apaciguar nuestra conciencia y ego. Una vez lanzada la mentira y pensando que podemos salirnos con la nuestra, tomamos atajos éticos para después utilizar el pensamiento moral y de esa manera administrar nuestra reputación a la hora de justificarnos ante los demás. 

17- No te crees expectativas, la vida y las personas van fluyendo sobre la marcha. Cuando creas expectativas sobre algo lo pones en una caja rígida y prediseñada que muchas veces poco tiene que ver con la realidad. Las expectativas suelen plagar la vida de las personas causando inevitablemente decepciones y desilusiones. Incluso hay gente que las mantiene después de tener pruebas claras de que son infundadas, como una fe ciega sobre algo. Trata de experimentar la realidad tal y como es, aprecia lo que es y se feliz con lo que te llegue

18- No te engañes pensando que será de determinada manera cuando se cumplan una serie de objetivos. Que tendrás tiempo para nutrir tu alma cuando tu cuenta bancaria esté más abultada. Que estarás más con tu familia cuando llegue el momento de jubilarte. Que entrenarás más cuando tengas más tiempo para ello. Hoy es el día de aprovechar esa oportunidad que tienes de vivir una vida pletórica. Hoy es la oportunidad de despertar antes de que sea tarde. El tiempo se escurre entre los dedos como granos de arena. Toma la decisión de invertirlo en lo que sea más importante para ti, en las personas que dan sentido a tu vida y deléitate en esos momentos especiales porque puede que mañana ya sea demasiado tarde. Haz ese viaje que siempre has querido hacer, aprende a tocar un instrumento, ama la música, aprende un idioma nuevo, haz lo que quieras pero hazlo ya. Deja de postergar tu felicidad a expensas de la realización.

19- Piensa que nadie en su lecho de muerte se lamenta por que debería haber publicado más fotos en sus redes sociales, o por que debería haber trabajado más. Reúne todo lo que le da sentido a tu vida y dedícate a ello.

20- Duerme bien, un correcto descanso es esencial para que el cuerpo realice de manera adecuada sus funciones vitales. El sueño es un gran restaurador fisiológico de forma que lo que hacemos al dormir es resetear un montón de cosas que no nos sirven y reorganizar la memoria. El sueño, el ejercicio, la nutrición, el ayuno, son modelos experimentales muy complejos desde el punto de vista científico, donde se trata de establecer una relación causa efecto y para realizarla intentamos aislar los fenómenos. En realidad estos 4 elementos son efectores multidiana y en conjunto afectan a muchos campos distintos del cuerpo. 

21- Reduce el tiempo que dediques a ver la tele, escuchar la radio o leer prensa, sino elimínalo completamente.

22- Límpiate bien la lengua nada más levantarte y bebe después un gran vaso de agua tibia, idealmente con zumo de limón.

23- Eres dueño y señor de tu futuro. La persona que serás dentro de 5 o 10 años estará formada por los libros que leas, lo hábitos que adoptes, la gente con la que gastes el tiempo, la comida que comas y las conversaciones que mantengas hoy.

24- Eres lo que piensas durante el día. También eres lo que te dices a ti mismo. Si estas constantemente diciéndote que estas cansado, que eres débil o que careces de motivación, eso se manifestará en tu realidad exterior y se convertirá en tu mundo. Por otro lado si piensas que estas sano, que eres activo y dinámico o que tienes una vida plena, tu realidad cambiará radicalmente. La palabra tiene un poder muy importante y lo que te digas de ti mismo afectará a la autoimagen personal que formes, que posteriormente será lo que proyectes.

25- Las personas mayores se merecen una consideración especial pero dependiendo del caso, no necesariamente un respeto. El respeto no es simplemente un privilegio que se otorga con la edad, sino un hábito que debe adquirirse o ganarse. Respeta a las personas que se lo hayan ganado y para el resto simplemente trátalas con educación o, en el peor de los casos indiferencia.

26- Elige conscientemente a las personas de las que te rodeas. Tendemos a pensar que las relaciones son algo que ocurren espontáneamente y solemos aceptarlas como nos tocan para luego quejarnos si no nos gustan las personas que nos llegan. Tienes que elegir muy bien tus relaciones porque en muchos casos de ellas dependerá parte de tu futuro

27- Medita  aprovechate de los beneficios de esta práctica

28- De la misma manera que cuando quieres mantenerte saludable debes cuidar lo que comes y no puedes llevarte a la boca el primer alimento ultraprocesado que encuentres, si quieres tener salud intelectual y emocional, debes ser muy selecto con la información que se te vaya cruzando en tu camino. Es muy importante aprende a liderar nuestros pensamientos y no dejar que los lideren otros.

29- La gente se mueve por narrativas. No las aceptes sin más, cuestiónalas en todo momento para ver si son adecuadas a tu forma de ver las cosas o no.

30- Aléjate de la política lo más posible, no merece la pena intentar desde dentro cambiar algo que está podrido desde la base. Ve lo que acontece en el mundo como si se tratase de una película y nunca compartas emociones negativas de baja vibración.

31- Intenta crear valor para la sociedad, no tiene por qué ser con algo físico, puede ser simplemente con tu personalidad. Las creencias que tenemos sobre nuestro entorno pueden modificar dicho entorno. Esto es el denominado efecto Pigmalión. Si alguien nos valora estará contribuyendo a crear creencias positivas acerca de nosotros, lo que nos ayudará a alcanzar los objetivos y aumentar nuestro rendimiento.

32- Cuida naturaleza y permite que esta cuide de ti. Los estímulos artificiales de la ciudad mantienen tu cerebro en estado de alerta, robando recursos mentales. La naturaleza produce el efecto opuesto, relajando tu cerebro y restaurando la atención. Adentrarse en un bosque a solas para encontrar un lugar donde detenerte y sentarte un rato está muy bien para contemplar con atención plena todo lo que ves a tu alrededor. Te ayuda a considerar que tú también formas parte de esa rica escena orgánica. Busca un lugar tranquilo, siéntate un momento, mira a tu alrededor e imagina que eres parte del bosque.

33- Aprende a amar comenzando por ti mismo. Acéptate tal y como eres y acepta desde una posición neutral todas las situaciones que lleguen a tu vida. Muchas veces la vida puede parecer injusta o cruel pero cuando pasa algo malo es cuando tenemos la oportunidad de ejercitar lo aprendido aquí. Si sale cara ganas, si sale cruz aprendes, pero cada vez desarrollaras mas sabiduría y perspectiva. Cada vez la competencia disminuirá un poco hasta que lo único que quede sea la mejor versión de ti misma.

34- Aunque muchas veces el grupo en agregado es muy sabio, haz la cosas en las que crees aunque la presión social o el grupo te lo pongan difícil. Es bueno a veces sentir cierto dolor de hacer lo que consideres aunque sea diferente a lo que pueda hacer tu grupo.

35- La amistad es muy importante pero no imprescindible ni a cualquier precio. Si tienes amigos de verdad cuídalos porque son difíciles de conseguir.

36- La modestia es una cualidad muy apreciada. Por mucho que algunas veces te sientas un triunfador y necesites expresarlo, ten en cuenta que tarde o temprano vendrá la reversión a la media y la vida te pondrá en tu sitio. Sé modesto en tu día a día

37- La libertad no es tener más de todo y vivir más cómodamente, eso se llama variedad y comodidad. Libertad es conocer donde están tus limites e ir más allá de lo que tu parte emocional pueda demandar a gritos. La búsqueda de la felicidad es un concepto de reciente creación e inalcanzable, que la industria entera utiliza para lucrarse vendiéndote todo tipo de productos que te proporcionaran esa ansiada felicidad. No te conviertas en el burro que le ponen la zanahoria atada a un palo delante y se pasa la vida buscando algo por definición inalcanzable. El dolor voluntario es un gran aliado para lograr más grados de libertad. La libertad es el privilegio de elegir a lo que renunciaras en la vida. El dolor de hacer ejercicio físico aumenta tu resistencia, fuerza y energía. El dolor del aprendizaje riguroso te aproxima a la verdad, que a su vez te da más libertad. Llevarte la contraria a ti misma amplia tu universo en muchos sentidos.

38- No pases el día quejándote por las cosas que te pasan o de cada pequeña molestia, la queja constante te sumerge en un estado de bajas vibraciones, en lugar de ello reinterpreta los hechos de forma amable y actúa para que no te pasen más.

39- Bertrand Russell decía que el problema de la humanidad es que los estúpidos están seguros de todo y los inteligentes están llenos de dudas. Intenta crear tu propia opinión y duda de todo, incluso de todo lo queque acabas de leer porque quizá dentro de 5 o 6 años pensemos de manera completamente diferente.

40- Una de las paradojas de la vida es que entregamos tiempo para comprar dinero, con el único objetivo último de tener el dinero suficiente que nos permita comprar todo nuestro tiempo.

41- Ten paciencia. A veces el exceso de opciones paraliza nuestras decisiones y te puede llevar a elegir mal con el consiguiente arrepentimiento posterior. Minimiza las opciones, no seas reactivo y aguarda la oportunidad.

42- En relación a lo anterior, por norma general no interpongas el placer inmediato del corto plazo ante la ganancia exponencial del largo. Lo bueno siempre se hace esperar. “Siéntate a la orilla del río el tiempo suficiente y verás bajar flotando, el cadáver de tu enemigo” Sun Tzu (El Arte de la Guerra)

43- Desconfía de los que te quieran vender que existe una verdadera moralidad para todas las personas, tiempos y lugares, especialmente si esa moralidad se basa en un solo fundamento moral. Las sociedades humanas son complejas y sus necesidades y desafíos variables.

44- Recuerda el concepto de antifragilidad. Los sistemas antifrágiles son los únicos que se mantienen fuertes pase lo que pase porque aprenden de sus errores. No intentes oponerte a la aleatoriedad de la vida, abrázala y utilízala para fortalecerte. Para todo lo demás usa el estoicismo

45- Investiga, prueba y aprende de manera ecléctica. Cada persona es un mundo y debes de encontrar lo que te hace sentir bien, ya sea en la alimentación, en el deporte, en la salud, o en la vida en general, pero nunca dejes de probar cosas nuevas. Si siempre te estancas en lo mismo y te cierras, puede que te estés perdiendo algo maravilloso en cualquier otro lugar.

46-  Aprende a vivir con el miedo de la mano. Aprende a domar las emociones negativas que te asaltarán en momentos determinados de tu vida.

47- Y nunca, nunca, nunca dejes de aprender

Me dejo muchas cosas en el tintero pero no quiero hacer este artículo interminable. En realidad este artículo es una parte de un capítulo contenido en uno de mis libros, pero tranquilos, no quiero venderos nada. Escribo solo para mi y para ordenar mis pensamientos porque pienso que, como decía Cyril Connolly  “Es mejor escribir para uno mismo y no encontrar público, que escribir para el público y no encontrarse uno mismo”.

Para terminar quisiera poneos unas frases contenidas en el Inquiridion, que es el manual de Epicteto.

“Recuerda que debes conducirte en la vida como en un banquete. ¿Un plato ha llegado hasta ti? Extiende tu mano sin ambición, tómalo con modestia. ¿Se aleja? No lo retengas. ¿No ha llegado aún? No lances desde lejos tu deseo, sino que espera que el plato esté a tu lado. Pórtate así con los amigos, con una mujer, con los cargos y las dignidades, con las riquezas, y serás digno de ser admitido en la mesa de los dioses. Y si sólo tomas lo que se te ofrece y sabes contentarte con lo poco que es necesario sin ceder a la envidia, entonces no solo serás convidado por los dioses sino su igual y reinarás con ellos”

Epicteto