SIGMADIEZ

La ciberseguridad del futuro hoy

LA siguiente empresa que vamos a ver, durante 2020, en plena pandemia creció un 131%. A parte de ello, su CEO tiene el 80% de la empresa. Además la empresa tiene caja neta, está recomprando acciones y cotiza a unos múltiplos ridículos en relación a su potencial y calidad.

Con sede en Roma, las oficinas de Vantea también se encuentran en Milán, Roma y Nápoles. Además, en 2020 la compañía estableció una sede en Tenerife con un claro deseo de internacionalizar su negocio

Tras esta descripción un poco vaga, vamos a ver poco a poco todas las áreas de negocio que toca esta empresa.

Para leer esta entrada completa debes tener una cuenta de miembro en la modalidad de membresía standard o premium

Nivel Precio  
Membresía Standard 12.95€ por Mes. Selecciona
Membresía premium 16.95€ por Mes. Selecciona
Membresía gratis Gratis. Selecciona
Membresía Standard pago anual 135.00€ por Año. Selecciona

← Volver a la página principal

Inversión en ventanas

Las ventanas y los marcos de aluminio tienen un papel clave en la garantía térmica y el aislamiento acústico de una vivienda. Los edificios antiguos se caracterizan por un alto volumen de dispersión de calor (hasta el 40% del total),lo que aumenta los niveles de CO2 y los costos de facturación en calefacción. Casi el 70% de los 12 millones de edificios residenciales en Italia, de donde es la empresa de la que vamos a hablar a continuación, se construyeron antes de la normativa antisísmica y de eficiencia energética. Por lo tanto, la sustitución de ventanas antiguas por las modernas y mas eficientes podrían traer importantes beneficios beneficios ambientales y económicos.

La empresa de la que vamos a hablar, desde agosto de 2020 hasta el día de hoy (noviembre de 2021) ha multiplicado el precio de sus acciones por 6 y esto no se debe a la casualidad ni a que se haya puesto de moda. Solo en el 1S de 2021 sus ventas subieron casi un 700% mejorando además los márgenes.

Por lo tanto, la misión de la empresa es mejorar la comodidad de la vida en el domicilio mediante la instalación de nuevas luminarias, aislamiento térmico, sistemas fotovoltaicos y columnas eléctricas. Segun ellos, la empresa ha reducido las emisiones de CO2 en aproximadamente 17.000 toneladas, aumentando el valor medio de la propiedad en un 20%.

Para leer esta entrada completa debes tener una cuenta de miembro en la modalidad de membresía standard o premium

Nivel Precio  
Membresía Standard 12.95€ por Mes. Selecciona
Membresía premium 16.95€ por Mes. Selecciona
Membresía gratis Gratis. Selecciona
Membresía Standard pago anual 135.00€ por Año. Selecciona

← Volver a la página principal

Mi evolución como inversor

Después de mi entrada en la que os hablaba un poco de como fue mi evolución como escritor y una posterios contandoos cual fue mi mejor inversión, me apetecía contaros como ha sido mi evolución como inversor en renta variable desde que empecé en 2015 hasta hoy. Tengo muchas historias con empresas por lo que intentaré no extenderme demasiado. Procuraré contarlo de manera cronológica, pero es probable que vaya haciendo saltos en el tiempo hacia adelante y hacia atrás durante la narración.

No voy a contaros la tipica historia de que con 5 años ya me leia todas las páginas de los periodicos de economia y me habia leido 3 veces el inversor inteligente, pero si que es verdad que cuando tenía 9 o 10 años, un tío mio que era director de una sucursal del Banco Santander me regaló por mi cumpleaños una acciones de dicho banco. Cuando ya empecé a tener una relación más directa con el dinero, veia que al entrar en el área personal tenía una sección en la que había un dinero que iba fluctuando todos los días. Además esto era en entre 2007 y 2009 osea que imaginaos si fluctuaba el tema. Más allá de eso, no tenía ni p*t* idea de cómo funcionaban los mercados (de hecho tengo mis dudas de que tenga algo de idea ahora).

COMIENZOS

En 2015, cuando a duras penas sabía lo que era un dividendo, vendí un coche que tenía, en concreto era un Mercedes C63 AMG y en ese momento se me abrieron dos posibilidades. Me compraba otro coche similar (ya tenía mirado el sustituto) como había hecho los últimos años, o con el dinero recibido de la venta me planteaba sacarle una rentabilidad.

Bueno como podéis imaginar elegí la segunda opción. Me gustaría contaros que no empecé con análisis técnico pero todos tenemos un pasado. El ProRealTime era muy llamativo….

Con un Dunning Krugger en aumento y tras un par de semanas o tres tirando líneas vi que, a parte de no tener ningún sentido, eso no me llevaba a ninguna parte, por lo que lo descarté y pasé a mirar empresas dividenderas. A este estilo de inversión tampoco le vi mucho sentido al poco tiempo, por razones que ya expliqué aquí. Entonces no tenía claro que la explicación tecnica fuese esa, pero la lógica que aguardaba el fondo era la misma.

De ese modo, empecé a mirar empresas más pequeñas o un poco más “raras”. Recuerdo que compre a lo largo de los meses Vidrala, Viscofan, Barón de Ley, Corticeira Amorim(empresa por la que tengo especial cariño), Lingotes especiales, grifols, goupe guillin…luego llegó novo nordisk, zooplus, lectra, scanfil, boyd group…y muchas otras.

Una historia curiosa con Novonordisk es que, a los pocos dias de comprarla cayó de golpe un 20% y durante las semanas siguientes bajó aún más. Meses durante los cuales aproveché para ampliar la posición porque llegó a cotizar casi regalada, a 200 y poco coronas. A partir del 2017 empezó una senda alcista que no ha parado hasta hoy.

SE PONE EL TEMA SERIO

Lo habíamos dejado en que la estrategia que veía más lógica era el análisis fundamental y entoces me puse a leer. Me tiré en torno a 2 años leyendo a una media de 6 horas al día que podían ser hasta 8. Empezando por todos los clásicos y luego buscando temas concretos. A propósito de los clásicos y sin ánimo de crear polémica, no he leido “el inversor inteligente” aunque lo he intentado, porque eso no hay persona humana que lo lea, aunque para muchos sea su libro de cabecera. Como ya dije en twitter en una ocasión, sospecho que es un poco como “El Capital” de Marx para los marxistas, que es un libro que nadie ha leido pero que para ser de izquierdas tiene que parecer que si. Pero bueno ese es un jardín en el que no vamos a entrar ahora.

También hice algún curso del ISBIF de análisis sectorial muy interesante (aunque el audio dejaba mucho que desear) y más tarde la primera edición del curso de Alex en El arte de invertir junto a otro del ISBIF de valoración. Poco a poco fui descubriendo que a parte de gustarme en tema, iba satisfaciendo mi natural curiosidad que tengo sobre como funciona el mundo

Con todo lo que fui pillando por ahi me hice un excel y poco a poco fui logrando bastante rentabilidad con el tiempo. Como mi conocimiento es escaso y muy limitado, decidí que me iba a especializar en las empresas del sector industrial. Para mí son las más fáciles de enteder y es un nicho que creo que, a dia de hoy, domino un poco.

En 2017 estaba leyendo una carta de Valentum en la que presentaban a una empresa que cotizaba en el First North llamada IPCO. Nunca me ha interesado el sector del oil&gas, por lo que la empresa me daba igual, pero me quedé con eso de “First North”.

Tras investigar lo que era eso y ver que se trata del indice de empresas pequeñas que cotizan en países nórdicos hice lo que, hasta ahora ha sido mi mejor estrategia de conocer empresas. Cogí el índice y una por una a ver que iba saliendo. Primero filtré por que fueran industriales (obviamente) y luego fui mirando las que publicaban en inglés (ahora ya la verdad es que me da igual que publiquen en sueco o en finlandés)

Y de este modo fue como llegue hasta Sdiptech, que por aquel entonces acababa de salir a bolsa unos meses antes y desde entonces no había hecho otra cosa que caer. Compre las acciones en torno a 36 SEK y publiqué una pequeña tesis en un blog que compartía con 2 amigos donde de vez en cuando subíamos alguna empresa. En esa tesis escribí: “Tenía preparados los escenarios con diversas valoraciones, pero esta vez, sin que sirva de precedente, os animo encarecidamente a que investiguéis la web y con los estados financieros la valoréis por vosotros mismos. De antemano os anticipo que da muy buenos retornos a 3 y 5 años en cualquiera de los escenarios. De todos modos si lo pusiera no lo ibais a creer xD

Y en realidad era así, en mis escenarios mas conservadores me salía que la empresa valía 7 veces más y a día de hoy ha multiplicado por más de 10. Aún podéis leer esa tesis aquí

Nunca he sido de diversificar en exceso pero llegue a tener 18 empresas en cartera cuando ya la cifra era importante (aunque las 4 primeras posiciones pesaban el 65%) y, salvo alguna incursión rara, tipo tinexta, la misma novonordisk o alguna así, casi todas industriales.

No todo han sido aciertos, ya os conté mi mayor error de inversión, pero esque la historia con esa empresa sigue a peor. Si vendía las acciones en torno a 16 euros, en los siguientes meses se fue en vertical hasta más de 60 euros. Pero bueno cosas que pasan.

Como os dije en mi presentación, procuro estar muy lejos de la moda del momento, sobre todo si esa moda implica empresas cíclicas. Por otro lado, tampoco suelo invertir fuera de Europa y Estados Unidos. No es por cerrarme puertas pero, la mentalidad occidental la puedo llegar a comprender pero la mentalidad oriental, se me escapa. Por muy buena oportunidad que parezca la empresa, nunca podré llegar a entender como piensa un chino o un japonés para saber por qué cotiza así.

2020

A lo que iba. En 2020 llegó el coronavirus y era el momento perfecto para demostrarme a mi mismo que todo lo que había leido sobre dominar las emociones podía aplicarlo a la vida real.

Los primeros días de marzo fueron una autentica locura. Me acuerdo de estar entrenando y cuando abría el mercado americano mirar el movil y a lo mejor tener 80 notificaciones de yahoo finance de empresas que tengo en el watchlist que estaban cayendo más de un 6% y muchas de ellas más del 10. O notificaciones de investing con alertas de precio que ni me acordaba que había puesto, de empresas grandes como disney o nike, a lo que entonces consideraba que eran precios absurdos a los que nunca caería.

A parte de mi cartera de acciones, tengo una cartera de fondos indexados que le hice a mi hija casi al día siguiente de nacer. En esa cartera la estrategia era fácil, cada día que se levantaba el mercado con todos los indices cayendo un 6, 7 u 8%, que si recordáis durante el mes de marzo era día si, día no, practicamente yo le metía el doble a los fondos con la liquidez que tenía preparada para eso. Si la caida era muy gorda le podía meter incluso el triple que una aportación normal.

Para mi me puse a investigar durante algún tiempo el sector de las aerolíneas. En aquellos días el mercado parecía estar descontando que ya nadie iba a volar nunca más y eso, evidentemente, no iba a ser así. Tras buscar lo que consideré la mejor aerolínea, con mejor posición de caja y mejor balance para soportar unos meses turbulentos, invertí en Wizz air. A los pocos días de invertir me levanté una mañana y nada más abrir la cotización la empresa cayó un 50% del tirón. A 1.8 libras, momento en el cual, aproveché para comprar bastante más y ya durante el día rebotó bastante, creo que acabó en torno a -20 o así.

Esto se juntaba con que casi todas las semanas me llegaban avisos al email de que el equipo directivo estaba comprando acciones así como noticias con usos alternativos que le iban a dar a los aviones mientras no trasportasen pasajeros.

En esa época también compre Zur Rose, Inmode, amplié un poco de MTY foods, un ETF ruso y alguna cosa más por ahí.

A finales de 2020, cuando llevaba en torno a un 18% de CAGR desde que había empezado a invertir, decidí que era el momento de comprar una casa. Con perspectivas de inflación y dando dinero al 1% es casi regalado, motivo por el cual pensé que era un buen momento. Eso os lo conté aquí.

La cuestión es que, con mucha pena, tuve que vender una parte importante de mi cartera para comprarla, aunque no me arrepiento de ello.

Este 2021 ha sido un año de reestructuración y concentración de cartera. Si tenía casi que volver a empezar de nuevo y quería volver a los niveles anteriores, ya no podía tener 18 empresas en cartera por lo que actualmente estoy invertido en lo que yo creo que son las 8 mejores ideas que he tenido nunca.

LA IMPORTANCIA DE LA PACIENCIA

Se que el tema de tener paciencia es un mantra que se repite mucho, pero puedo asegurar que, he perdido dinero con algunas empresas, afortunadamente no mucho, pero en todas ellas ha sido por vender demasiado pronto o por no terminar de ver clara la situación. Si todas las empresas que he comprado desde el principio las hubiese mantenido hasta el día de hoy, no hubiera perdido dinero con ninguna. Cosa distinta es el coste de oportunidad de encontrar inversiones mejores, de ahí el tema de haber vendido algunas perdiendo dinero.

O por ejemplo en algunas empresas como Meritage Hospitalty que si que me asusté en 2020 por la gran deuda que tenian y temía que la pandemia se la llevara por delante, cosa que al final no pasó. Meritage fue una historia de coste de oportunidad, ya que la compre en torno a 20 CAD y la vendí por lo mismo 3 o 4 años después.

También me he dado cuenta que en los momentos de estres de mercado como agosto de 2015, inicios de 2016, finales de 2018 o el 2020 me siento mucho más cómodo que cuando no para de subir todo.

Otra cosa que he aprendido es que siempre hay gente prediciendo el fin del mundo y no puedes dejar que esa gente te influya en tu manera de invertir. En 2015 cuando emprecé decían que los mercados ya llevaban 5 años subiendo sin parar y que no era sostenible tanta subida. Todos los años subian una imagen del SP comparada con otra en 2008 e incluso en 1929 argumentando que estaba describiendo el mismo patrón y que la caida era inminente.

En verano de 2019 cuando le hice la cartera a mi hija recién nacida, la guerra comercial entre China y EEUU estaba en su punto más alto. El SP casi estaba en máximos y la cantinela era la misma: debido a la guerra comercial, la caida de la bolsa era inminente.

Si en cada uno de esos dos momentos hubiese hecho caso al ruido, me hubiera perdido una gran rentabilidad posterior.

Los permabears algún día acertarán y cuando lo hagan, estaremos preparados para aprovecharlo, mientras tanto, surfeemos la ola.

No quiero alargarme mucho más aunque me dejo muchas cosas en el tintero quiá para un futuro. Para completar este artículo, recomiendo leer mi presentación, sobre todo en lo que se refiere al tema de identificarse con un modo de inversión, las etiquetas, etc

Un sector que está dando que hablar

Durante los últimos 20 años, la industria de los video juegos ha evolucionadode un estilo arcade tosco a un entorno en 3D con transmisión de video en vivo y apoyado por una infraestructura basada en la nube. El número de personas interesadas en videojuegos crece exponencialmente estimando que ahora mismo hay el doble de jugadores que hace tan solo cinco años.

Newzoo en un informe de 2019 llega a decir que una de cada 3 personas en el mundo juega o ve clips de videojuegos o competiciones. Esto hace que la industria del videojuego sea má grande que la del cine y la música combinadas. Para 2024, el informe espera que los dispositivos móviles en el mercado de juegos generen 116.4B, lo que representa un crecimiento sustancial a pesar de los actuales viento en contra que veremos más adelante

Para leer esta entrada completa debes tener una cuenta de miembro en la modalidad de membresía standard o premium

Nivel Precio  
Membresía Standard 12.95€ por Mes. Selecciona
Membresía premium 16.95€ por Mes. Selecciona
Membresía gratis Gratis. Selecciona
Membresía Standard pago anual 135.00€ por Año. Selecciona

← Volver a la página principal

Disclaimer: el contenido de estos artículos no son te tesis de inversión ni tienen ninguna pretensión de serlo. El objetivo de sigmadiez es dar al lector ideas de inversión a la vez que los conocimientos teóricos para realizar sus propias tesis y llegar a las conclusiones oportunas. Si deseas encontrar tesis más elaboradas, quizás esta no sea tu web

Salud animal, un mercado en tendencia

El mercado mundial de la salud animal ha mostrado un crecimiento constante en los últimos años y se espera que continúe la tendencia. El tamaño del mercado mundial de salud animal se valoró en 45B de dolares solo en EEUU en 2020 y se espera que crezca a una CAGR del 9.0% de 2021 a 2028.

Los mercados globales están poniendo cada vez más énfasis en la confiabilidad y el suministro adecuado de productos alimenticios seguros y de bajo costo, incluidos los productos para animales. Se espera que esta dinámica impulse la búsqueda global de nuevas tecnologías para mejorar la eficiencia de la producción.

Por otro lado, la escasez de nuevas vacunas, ayudas de diagnóstico y medicamentos para prevenir, detectar y tratar infecciones resistentes, está convirtiéndose en un problema importante en la industria de la salud animal. Es probable que aumente la demanda de vacunas como alternativa a los productos farmacéuticos y como una forma de mejorar la producción, seguridad alimentaria, salud animal y salud humana.

Para leer esta entrada completa debes tener una cuenta de miembro en la modalidad de membresía standard o premium

Nivel Precio  
Membresía Standard 12.95€ por Mes. Selecciona
Membresía premium 16.95€ por Mes. Selecciona
Membresía gratis Gratis. Selecciona
Membresía Standard pago anual 135.00€ por Año. Selecciona

← Volver a la página principal

Va de barcos, pero no de los de moda

Hoy vamos a hablar de dos empresas que operan en el sector de barcos recreativos. Un sector que gozaba de un gran crecimiento antes de la pandemia y que ahora, poco a poco, va volviendo de nuevo a la senda de la normalidad. Por un lado veremos a una francesa y por el el otro una americana , pero antes, tenemos que hacernos una idea del sector del que tratamos.

Para leer esta entrada completa debes tener una cuenta de miembro en la modalidad de membresía standard o premium

Nivel Precio  
Membresía Standard 12.95€ por Mes. Selecciona
Membresía premium 16.95€ por Mes. Selecciona
Membresía gratis Gratis. Selecciona
Membresía Standard pago anual 135.00€ por Año. Selecciona

← Volver a la página principal

Disclaimer: el contenido de estos artículos no son te tesis de inversión ni tienen ninguna pretensión de serlo. El objetivo de sigmadiez es dar al lector ideas de inversión a la vez que los conocimientos teóricos para realizar sus propias tesis y llegar a las conclusiones oportunas. Si deseas encontrar tesis más elaboradas, quizás esta no sea tu web

Presentación: El día que el mundo cambió

Me complace informaros de la culminación de la que es mi séptima obra hasta el momento. Ya os hable en su momento sobre mi evolución como escritor y pienso, sin lugar a equivocarme que este es mi mejor libro hasta la fecha. Se trata de un ensayo en el que hablo de muchos y muy variados temas, dándoles para ello un enfoque histórico, filosófico y psicológico. En el título está puesto de manera intencional el verbo al final de la frase.

El libro consta de 4 partes.

En la primera parte empiezo hablando del arte que siempre ha acompañado al hombre y también del espíritu creador. Aquí hablo de la belleza y de como tiranos y autócratas a lo largo de toda la historia de la humanidad han intentado limitar o directamente eliminar el arte y el conocimiento en general.

Despues empiezo a introducir el término de fanático y vemos como este tipo de personas van inflamando a las masas y gestando todo tipo de revoluciones que desencadenan grandes orgías violentas.

Durante dos capitulos introduzco el humanismo y la Ilustración, como momento en que el antiguo mundo se vino abajo y abrazó los pilares de la razón y termino la parte con la historia de la medicina ligada a la filosofía, especialmente la griega.

La segunda parte trata de los aspectos psicológicos que llevan a nuestros mejores y peores comportamientos. Analizo el ego y también la teoría de la personalidad de la mano de el psicoanalista suizo Carl Jung para luego meterme directamente con las emociones y el funcionamiento del cerebro. Todo ello con ejemplos de personajes y situaciones históricas para ponerlo más en contexto.

Analizo la personalidad y la vida de filósofos como Nietzsche y escritores como Tolstoi o Dostoievski y para finalizar la parte empiezo a introducir el concepto de violencia del hombre tanto contra sí mismo, como contra otros hombres en su aspecto más psicológico.

La tercera parte trata del Estado como Leviatán que ejerce un poder coercitivo contra sus hijos. Para ello me valgo de las teorías de Thomas Hobbes, de Rousseau y de John Locke entre otros. También hay un capítulo sobre el capitalismo, sobre la Revolución Industrial y sobre como fueron surgiendo los derechos del hombre.

Para terminar, hablo de la propiedad privada y el comercio como grandes pacificadores de la humanidad.

La cuarta parte versa sobre la aleatoriedad. En el primer capítulo hablo extensamente sobre el tema y luego introduzco la religión como medio que ha encontrado el hombre para explicar fenómenos aleatorios que le producen incertidumbre. También hago un análisis de la violencia en la historia de las religiones.

Llegando casi al final hablo de la evolución biológica del ser humano y de como ha ido adaptando su forma de hacer deporte y de alimentarse para terminar con un capítulo dedicado a la sobreproteccion paternal como peligro directo para todas las democracias occidentales.

El libro termina con un epílogo con una serie de conclusiones y pensamientos finales.

Lo tenéis tanto en versión Kindle como en tapa blanda y tapa dura

Os dejo el prefacio del libro en el que hago un recorrido por toda la historia de la humanidad hasta la Revolución Industrial más o menos y que sirva para abrir boca

PREFACIO

El primer homínido empieza a sobresalirse del resto de formas de vida cuando, al elevarse sobre la tierra, ya no predomina el olfato, sino el ojo a la hora de detectar amenazas. Andando erguido, sus manos están libres y  este ser a medio evolucionar se convierte en una criatura hábil[i] que, utilizando piedra, consigue crear burdos utensilios y con ello hacer ciertas tareas de manera más fácil. Durante miles de años, la evolución aparentemente se detuvo ahí hasta que en un determinado momento, se produce un gran salto evolutivo.

Cada vez de manera más acelerada, la inteligencia del homo sapiens empieza a destacar por encima de cualquier otra especie sobre la tierra y  sus predecesores del género homo, poco a poco se ven relegados a un segundo plano, hasta que acaban desapareciendo.

Este hombre sabio va desarrollando un lenguaje que le permite relacionarse con  seres de su misma especie y observando la naturaleza, empieza a domesticar a las plantas. Para ello transforma numerosas especies no comestibles y minúsculas en alimentos carnosos y asimilables. Eso le proporciona más alimento disponible y da lugar a poblaciones más densas pero también le da la oportunidad de  desarrollar su ingenio, y las primeras toscas herramientas de piedra se van perfeccionando cada vez más.

Esta nueva relación con la tierra además hace que su conocimiento se vaya especializando y comienza a darse cuenta que había determinadas plantas que tras su ingesta le llevan a estados alterados de consciencia o incluso la muerte, pero también que si ajusta la dosis le pueden curar.

Más tarde comienza un proceso para domesticar de manera similar a los animales de su entorno,  que no tardan en  proporcionarle carne, leche, fertilizante y tracción animal para labrar la tierra.   De este modo, hace la voluntad de un Dios al que tiempo después rendiría culto y se sitúa por encima de la cadena trófica. Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra. [ii]

Esta domesticación de los animales y las plantas impulsa el crecimiento de su cerebro por la mejora en la alimentación y ese hombre primitivo empieza a  aprender a colaborar con individuos de su misma especie. El hacerse sedentario también le da otras ventajas. Al no tener que transportar a niños de corta edad durante largas caminatas, puede tener y criar tantos hijos como pueda alimentar. Aparte de ello, también puede almacenar el excedente alimentario de sus nuevos campos de cultivo.

Pero la vida sedentaria no es fácil. Sus cultivos dependen de las veleidades del clima lo que convierte su sustento en algo inseguro. Además también requiere una vivienda estable, la propiedad del suelo y un poder suficiente para defenderse de otros de sus congéneres. De este modo, los hombres ya no podían dispersarse en grupos familiares sino que debían permanecer juntos y construir pequeñas comunidades para proteger sus propiedades contra cazadores salvajes. [iii]

Desde bien temprano,  el hombre empieza a sentir curiosidad por lo que le rodea. Ve eternos atardeceres y queda cautivado por su hermosura. Los animales de su alrededor le ofrecen una estampa  que colma su sensibilidad artística. Y así, de una manera casi natural, empieza a apreciar toda la belleza que hay a su alrededor. Por ello utiliza los materiales que tiene a su alcance para convertirlos en un lienzo que embadurna con sus manos, intentando representar el entorno natural en el que vive. 

Atenazado por su inteligencia y cultivando una curiosidad innata, quiere ir un paso más allá. La belleza de su mundo le cautiva, pero la incertidumbre a la que se enfrenta cada día le asusta.  Temeroso de sí mismo y del cosmos amenazante del que forma parte, siente la necesidad de dar un sentido a todo lo que ve. Para ello, al principio crea deidades de madera, de  piedra o de metal que actúan como un faro en la oscuridad de un bosque que apenas conoce.

Los recién estrenados cultivos le han hecho comprender los ciclos de vida y muerte y eso modifica su escala de valores, transformando el culto a los animales en culto a la fecundidad.

Cuando la cooperación entre individuos hace que de esas pequeñas comunidades se pase a asentamientos más grandes, enseguida aparecen otro tipo de deidades, imposibles de destruir, talladas en el espíritu invisible y que aspiran al reino de lo material.

Los cazadores recolectores tendían a organizarse en sociedades más igualitarias, pero de las sociedades sedentarias derivan  nuevos status de individuos.  Los burócratas, los reyes y una nueva casta política se hacen con el control de los alimentos producidos por otros y se reservan el derecho a fijar impuestos para mantenerlos, escapando de la necesidad de cultivar su propio alimento.  De ese modo, el hombre pega un salto de la pequeña horda nómada al multitudinario hormiguero donde la reina madre ya no requiere guerreros o cazadores sino obreros y guardianes. Pero también de ese modo, el despotismo de los poderosos tiranos se entremezcla en una cultura apenas incipiente y, sin oponer resistencia alguna, el género humano se aparta del progreso que la naturaleza le había prescrito. Incluso en ese momento el ser humano se hace indigno de su existencia, ya que su especie estaba llamada a dominar sobre la tierra y no a gozar como las bestias o a servir como esclavos. [iv]

Engullido por la nueva cultura autoimpuesta y en un vago intento de reducir la aleatoriedad sobre la que se cimienta la naturaleza,  este ser humano, temeroso de su libertad, acepta mediante contrato social [v]un peligroso pacto con el demonio. Calculando su interés personal, llega a la conclusión de que estará mejor formando parte de un Estado, aún rebosante de esa nueva clase política,  que en sociedades más sencillas abandonadas a su suerte. Esto le lleva a fortificar ciudades,  crear Estados y todo tipo de instituciones que aceleran su crecimiento y desarrollo a la vez que le da una cierta  seguridad.

La idea de Estado estaba bien en la teoría, pero no tarda en traicionarle sobre la base de sus propios principios. Las unidades más pequeñas y sencillas no abandonan rápidamente su soberanía para fusionarse a las grandes. Para ello, es necesaria la conquista o  la coacción extrema.

Inevitablemente, comienzan a  aparecer los conflictos de todo tipo. El más fuerte  siente la necesidad de proyectar sobre el resto su sombra orgullosa y el mundo se ve barrido por el demonio de la violencia.

El excedente de alimentos cobrado en forma de impuestos se utiliza para alimentar a soldados profesionales o  pagar a artesanos metalúrgicos que fabrican instrumentos de guerra, como espadas o flechas. Los grandes animales domesticados posibilitan el transporte de estos soldados y mercancías pesadas en grandes cantidades y con la domesticación del caballo, que le permite al hombre recorrer grandes distancias, las sociedades más fuertes empiezan a destacar.

Cada una de ellas se dedica a estrangular al vecino, en nombre de los mismos principios, intereses e instintos de Caín. Cada una reivindica para sí el derecho a la violencia, justificándose sobre el resto y surge la guerra como el fruto de la debilidad de los pueblos, pero también de su estupidez.

El individuo, emborrachado por el furor de la masa, es incapaz de ver que el enemigo no se encuentra fuera de sus fronteras, sino dentro y ninguna nación tiene el valor de combatirlo a tiempo.

Cuanto más grandes y más complejas se hacen las sociedades y sobre todo, cuanto más se recurre a la  subyugación para que los hombres se unan a estas, más aspiran los individuos a conseguir sus objetivos personales en detrimento del grupo y más se hace uso de la violencia contra estos individuos subordinados.[vi]

El Estado, como monstruo de cien cabezas, como Leviatán, se eleva  sobre las almas con la finalidad de dominar, absorber, someter y destruir todo, sin tolerar más grandeza que la suya.

Pone bajo sus órdenes a hordas de cleptócratas que recurren siempre al mismo patrón de comportamiento. Primero desarman al pueblo para armar a la élite. Luego  hacen felices a las masas mediante todo tipo de populismos y entretenimientos y, por último, utilizan el monopolio de la fuerza para promover la felicidad, mantener el orden público y reprimir la violencia ejercida por otros.[vii]

En ese punto su sociedad de otrora hombres libres,  pasa a estratificarse en únicamente dos tipos de hombres, la realeza sagrada y los esclavos.

Pero el monstruo no se conforma y cada vez va creciendo más a base de doblegar a los pueblos a su voluntad. Donde antes había un crisol de tribus indígenas, ahora solo existe una cultura común. Donde antes se hablaban cientos de lenguas, de repente un territorio común les abriga, obligándoles a vivir en comunidad.  Donde antes el hombre se reservaba para sí el uso de la fuerza a la hora de proteger sus intereses, ahora esa facultad es transferida al Leviatán, quien la monopoliza para hacer cumplir sus mandatos. De repente ha surgido un Saturno que engulle a sus hijos de manera incansable.  Una nueva deidad a la que  nada escapa a su control. Un nuevo Dios que exige culto y pleitesía y a cuyos pies corren genuflexos sus súbditos para evitar su ira.

Para afianzar su poder, de la nada crea  fronteras en los campos a las que llaman países lo que lleva a erigir otras fronteras invisibles entre creencias y costumbres. De ese modo, los hombres comienzan a vivir ajenos los unos  a los otros, simplemente traspasando esas fronteras para matarse entre ellos. La unión se vuelve una quimera rasgada por el acero del orgullo separador.

Pero a pesar de todo, hay un estadio en el individual al que ese Argos no llega ni llegará nunca. El estadio del alma.

Paralelamente al proceso de creación de estados, el hombre va agudizando cada vez más su sensibilidad artística. Lo que otrora eran vagos esbozos en roca viva, ahora son hermosos cuadros o bellas estatuas. A través de su arte, el hombre ha encontrado la manera de mirar cara a cara al Demiurgo e ir contra una de las principales leyes de su creación, polvo eres y en polvo te convertirás.[viii] Ese ser inferior, ese minúsculo insecto,  ha encontrado la forma de hacerse inmortal a través de su arte. Por primera vez,  el Dios que lo creó se vio obligado a reconocer la grandeza del espíritu que Él mismo había otorgado a los hombres. Pero también se dio cuenta de que ese espíritu no cejaría en su empezó de alcanzar la perfección y, por primera vez Dios se asustó  de los hombres.

De las más brillantes mentes comenzaron a surgir las más bellas creaciones. Esta vez era el demonio el que empujaba al alma del artista hacia su creación. Un demonio que exalta todos sus sentidos y lo arroja de manera convulsa contra sí mismo hasta dejarlo rendido. Un demonio que una vez que ha conseguido exprimir todo el fruto espiritual de la pobre alma atormentada que lo alberga, arroja la cáscara inservible a la basura.

Esas bellas creaciones son apreciadas por el resto de  los mortales con creciente admiración. Se habían dado cuenta que esa contemplación de la belleza hacía surgir en ellos un sentimiento de felicidad que no podían explicar con palabras. Tal era la excitación que sufría los sentidos, que incluso en los momentos tristes, esa contemplación estética les hacía emerger de la profundidad sus almas.

Mientras el hombre creaba y se recreaba, al Leviatán le iban creciendo los problemas.

Sus hijos, separados en un miríadas de lenguas como en la Torre de Babel, pero a la vez condenados a entenderse, descubrieron que comerciar entre ellos e intercambiar todo tipo de bienes y servicios era mucho más productivo que arrojarse los unos contra los otros.

Por ello establecieron todo tipo de redes  comerciales que calmaron los conflictos. Algunos más audaces, visitaron reinos lejanos llevando con ellos su mensaje. Y, de ese modo, poco a poco los pueblos se hicieron amigos. Aprendieron unos de otros. Intercambiaron conocimiento y valores y descubrieron que aunque hubiese personas que hablaban otras lenguas, en esencia tenían los mismos sentimientos y adolecían de los mismos problemas.

Eso llevó a los más sabios a reconocer que el individuo aislado, de ninguna manera podría comprender la infinitud y pronto los más ilustrados cayeron en la cuenta que el intercambio del conocimiento aceleraba el progreso común. [ix]

Los pueblos jóvenes se acercaron y aprendieron de los pueblos viejos sumando su fuerza a la sabia experiencia. Las ciencias comenzaron a estrecharse y surgió una nueva medicina en la que los antiguos ungüentos surgidos por ensayo error,  son sustituidos por calculados tratamientos capaces de calmar todo tipo de tormentos.

Los hombres comenzaron a amar la vida, incluso dieron gracias al Leviatán el castigo que les había impuesto, porque eso les había ayudado a comprender que bajo el pilar de la razón descansaba su propio crecimiento.

Poetas y artistas de todas las lenguas empezaron a alabar los sentimientos humanos y utilizaron esa razón como estandarte. Ya no era una fe dogmática y rígida la mano que mecía su arte, sino algo mucho más profundo.

Y de este modo, una nueva especie empieza a poblar la tierra. Un nuevo hombre espiritual y moral que  siente una terrible conmoción en su alma ante la sangre y la baja bestialidad humana,  que toda guerra necesita como tropa de asalto. Un hombre nuevo que siente impotencia al ver que en un Estado, la palabra ya no pertenece al alma, ni al cuerpo del individuo, sino que ambos pasan a formar parte de las  fuerzas sombrías e invisibles del Leviatán. Por ello,  intenta cambiar las cosas a través de su obra.

En este estado de júbilo, nunca antes las gentes habían amado tanto su patria y por extensión al mundo entero. Pero el Leviatán cada vez que miraba a su creación volvía la cabeza mordiéndose los labios con furia contenida. El mismo insecto que había asustado a Dios con su inmortalidad, ahora le miraba desafiante  directamente a los ojos. Él sería su siguiente objetivo y de manera irremediable, El Leviatán también se asustó de los hombres.

Pero tenía un plan. Sabía que sólo podía ser más fuerte si sus hijos no se mantenían unidos por lo que lanzó la discordia que, como manzana arrojada por Eris, provocó una nueva guerra de Troya.

De la noche a la mañana empezó la crispación dentro de los propios países. Hombres dirigidos por sus instintos más primarios y armados con un enorme carisma movían a su antojo a las masas que, sin saber muy bien qué hacer, caían víctimas de su hechizo.

Estos fanáticos mediocres, contemporáneos y de corta memoria, pregonaban desde sus tribunas un mundo ideal, un paraíso en la tierra, sin que el pueblo se diese cuenta de que ya venía de él. Su argumento más fuerte apelaba a un tribalismo casi olvidado, alimentando el odio contra todo individuo que se opusiese a su plan.

Irremediablemente empezaron a gestarse todo tipo de revoluciones que, como acontecimientos elementales, retumbaron con ímpetu sobre la esfera espiritual del ser, al igual que un huracán o un temporal lo hace sobre la tierra. Los hombres que crían guiarlas se vieron arrastrados, elevados por la vehemencia de las masas, creando diferencias entre la idea pura y la realidad profana.[x]

Una vez que los guías acariciaron el poder, tocaba repartirlo y aquí es donde esos intelectuales de salón chocaron contra los más bajos instintos humanos. De manera deleznable se empezaron a traicionar y a ajusticiar entre ellos y, como no podía ser de otra manera,  no dudaron ni un segundo en vender y traicionar a la masa que les ha apoyado, siempre buscando su propio beneficio.

Las emociones y las pasiones reprimidas, como otros elementos de la naturaleza como el agua, el fuego o el aire, cuando son comprimidos hasta el punto de su presión máxima, suelen hallar una válvula de escape donde nunca se esperaba que cediera. De este modo, el viejo mundo ideal, se vio arrastrado de nuevo a la violencia.

Los hombres que antes estaban unidos ahora se miraban de reojo,  irritados los unos con los otros. Lo que antes para los ilustrados, artistas o los sacerdotes era su herramienta de trabajo en forma de ciencia, arte o creencias, ahora era utilizado como arma mortífera.

Pero algo nuevamente no estaba dentro de los planes del Leviatán. El hombre, que había hecho aflorar tanto en Dios como en el diablo sentimientos que no sabían que tenían,  no se arrodilla de manera tan fácil tan fácil. Por eso el hechizo de ese fanaticus que ha creado es de corta mecha.  A medida que nuevos hombres van naciendo, las nuevas generaciones sustituyen a las anteriores y sienten un impulso de cambiar todo lo anterior. Impulsos que ni siquiera el más grande de sus dioses podría frenar. Esto es solo el comienzo de sus obras, y todo lo que se propongan lo podrán lograr[xi], había dicho su Dios.

Y vaya si lo logró. En un determinado momento, el hombre descubrió que el vapor generado de calentar agua podría utilizarse para mover una turbina y eso catapultó su crecimiento y desarrollo.

Se empezaron a construir todo tipo de objetos e instrumentos en serie, lo que cambió la rígida e inamovible clase estamental por una clase media cada vez más rica. Una clase media a la que ya no se accedía por el nacimiento y de la que se podía salir utilizando un poderoso aliado, el comercio.

Con las necesidades de la parte baja de la pirámide cubiertas empezó a desarrollarse una nueva ciencia y una nueva filosofía que venía a sustituir al misticismo y a los dogmas.

Hombres cultos y civilizados comenzaron a desarrollar por doquier sus teorías y se inició un proceso para ahondar cada vez más en el terreno inexplorado de la mente humana. El viejo mundo que reprimía sus instintos recibe nuevas órdenes. Los instintos no se pueden reprimir. Sólo puede sujetar a sus demonios quien los saca de su abismo y los mira directamente a los ojos.

Toda visión se transforma en contemplación, toda contemplación en reflexión y toda reflexión en asociación[xii]. Casi a  cada hora se anuncia una nueva victoria del humanismo. A cada momento se conquistan nuevos elementos  reluctantes del tiempo y del espacio. Las alturas y los abismos revelaban sus más profundos secretos a la curiosidad humana, ahora provista de prismáticos. La vieja anarquía alimentada por el canibalismo de la humanidad poco a poco empieza a ceder a la organización. 

Incluso el Leviatán deja de inmiscuirse en imponer a sus súbditos una moral interior.  Ya no exige moralismo real sino sólo en apariencia.

En este proceso de cambio, las artes también sufren una transformación. El nuevo deseo de fabricar todo en serie hace que el vulgo exija cada vez más y más y centenares de artistas se lanzan a creaciones anodinas que se olvidan al poco de salir al público.

El hombre de repente, sumido en un trance hipnótico, pierde ese  ideal de belleza  que le ha acompañado siempre y comienza a perseguir la fealdad. Una fealdad auspiciada por el  embotamiento temporal de sus sentidos,  atiborrados de la cantidad de datos que reciben día a día. El arte moderno irrumpe en la esfera social en una constante lucha por conseguir las más indecentes creaciones

Pero todavía en un mundo así no se puede dar todo por perdido. Unos pocos artistas siguen aspirando a la inmortalidad y aún logran conmover a los cientos de ojos y oídos que quieren hacerles caso.

La historia de la humanidad se ve sumida en un ciclo continuo de avance y retroceso debido a que durante el avance, la gente tiende a olvidar el periodo oscuro incluso idealizando aquello por lo que tanto tuvieron que luchar para ganar.

Entre los pueblos, a muchos les gustaría rescatar esa vieja libertad donde cada individuo aportaba a la empresa común de la humanidad para un progreso conjunto. Otros, en cambio, piensan que jamás un pueblo logrará esa unidad sin la vara de un pastor.

Todavía es demasiado grande esa confusión que insufló en su momento el Leviatán en las almas. Para el hombre es demasiado difusa la barrera entre libertad y seguridad. Pero si cada uno de nosotros utilizamos la razón y el conocimiento, que sacó al hombre de las tinieblas, rasgaremos el velo de Maya y las naciones volverán a encontrarse. Ese conocimiento es el único Zeus que puede derrotar a Saturno y librarnos de su parricidio. Solo él puede sacar a la humanidad del letargo inducido por el tirano.

La humanidad es una sinfonía de grandes almas colectivas. Quien para comprenderla o amarla necesita destruir o dominar parte de ella, solo demuestra que es un bárbaro y que su idea es completamente errada. Si todos hiciésemos lo que estuviese en nuestra mano, la fatalidad desaparecería. Esa fatalidad se nutre de nuestras abdicaciones. Y, si nos abandonamos a ella, todos debemos aceptar nuestra parte de culpa.

Seguimos compartiendo un noventa y ocho por ciento de nuestro programa genético con otras especies de chimpancé, pero hemos olvidado de donde venimos. En un afán de constante desarrollo y, en especial, con la tecnología moderna, el ser humano ha dejado de lado el hecho de que simplemente es un mono desnudo venido a más y que, en lo que se refiere a aspectos psicológicos, no ha evolucionado nada en los últimos milenios.

El paleontólogo Stephen Jay Gould postula que, no ha habido ningún cambio biológico en los seres humanos en cuarenta mil años. Todo lo que llamamos cultura y civilización lo hemos construido con el mismo cuerpo y el mismo cerebro.

Hemos creado cohetes que llegan a otros planetas pero no hemos conseguido dominar nuestras emociones más primarias, como la ira o el miedo. Mientras la tecnología nos facilita la vida, nuestra mente no cesa de crear problemas imaginarios sobre los que sentirnos preocupados constantemente.

Makxim Gorki, el novelista ruso, lo expresa de la siguiente manera, el hombre no es más que un montón de huesos, recubiertos de carne y de piel gruesa, y no es el espíritu que mueve ese repugnante montón, sino los apetitos[xiii]. Las gentes, formando sombrías y apretadas masas, se agolpan alrededor de la vida lo mismo que los mendigos harapientos rodean a la esposa de un rico mercader a la salida del templo, gimiendo, quejándose, llorando lastimeramente para pedirle que les prestase atención, y se estrujan unos a otros arrastrándose a sus pies con ansia suprema, con la locura horrible de los deseos miserables[xiv].

Filosofías como la estoica nos muestran que los mismos problemas y deseos miserables que preocupaban al hombre hace dos mil años están cada vez más presentes en la sociedad actual. Mientras la historia nos enseña que a cada momento ha sucedido algo diferente, la filosofía se esfuerza por hacernos comprender que en todos los tiempos fue, es y será lo mismo, dijo Schopenhauer.

Los cazadores recolectores tenían una vida solitaria, pobre, inmunda, brutal y breve[xv] auspiciada por el entorno en el que vivían. Nosotros, eternamente insatisfechos, tenemos todas las comodidades a nuestro alcance y nos empeñamos en buscar nuevas formas de ese dolor y, especialmente, de ese sufrimiento. Dolor que, ante la negativa inconsciente a enfrentarse a él, termina derivando en adicciones de todo tipo.

Al igual que esos primeros homo sapiens que poblaban la sabana africana, nos produce pánico la ausencia de un hilo conductor que permita comprender el caos que nos rodea a diario,  de modo que buscamos y concatenamos causas para formar historias y narrativas que tengan sentido para nosotros, ya que necesitamos creer que vivimos en un mundo causal y determinista.  Ese darle sentido al mundo hace retroceder la incertidumbre y espanta de manera temporal el miedo. 

Pero aceptando la certidumbre y aferrándonos a la seguridad  hemos perdido nuestro bien más preciado, la libertad. Al igual que antiguamente la condena al ostracismo, o el abandono forzoso de una comunidad como parte de un castigo eran sinónimo de muerte casi segura, esa comunidad cada vez se ha hecho más mayor y ha insuflado entre nosotros un miedo atroz a no ser aceptado por la misma. Esto nos lleva a comportamientos que en cualquier otra situación no estaríamos dispuestos a tolerar.

Todo esto hace que el hombre moderno sea absorbido progresivamente por una colectividad uniforme y sin rostro de individuos que acaba sofocando todo atisbo de su individualidad. Por ello, el hombre acaba creyendo, pensando, actuando, anhelando y sintiendo como la masa. Y por ello también, cada vez más está perdiendo todo aquello que le hace único, cambiándolo en su lugar por una predecible capacidad de actuar. Se está convirtiendo en la copia, de la copia, de la copia del que tiene al lado. Se ha transformado en un ser que no escucha,  no piensa,  ni tampoco habla. En su lugar opta por la vida aburrida y confortable del materialismo,  los placeres,  las tendencias,  el culto a las celebridades y otros medios superficiales de excitación y escape.[xvi]

Hace siglos, el hombre se da cuenta que por su cuerpo fluye una energía vital invisible que determina cómo se enfrenta a la vida. Una mano invisible que empuja a los seres humanos a despreciar la mediocridad y superarse a ellos mismos.

A lo largo de diversas culturas, esta energía se le da distintos nombres. El espíritu, el chi o el thumos solo son algunos de ellos, pero independientemente del término, se asocia con virtudes como el coraje, la constancia o la indomabilidad. La presencia de ese espíritu nos hace curiosos, nos empuja a despreciar la mediocridad y a ser la mejor versión de nosotros mismos. Por ello se asocia con la libertad y, en último término, con la felicidad evitando que la persona intente buscar esa felicidad en sustancias externas o prostituya su libertad a favor de un Estado.

Solo existe una libertad verdadera, la interior, la que sólo puede conquistar uno mismo para sí y esa libertad nace de nuestra energía interior. La locura de las masas, su eterna lucha de clases y naciones por el poder resulta dolorosa y ajena al alma humana.


[i] ¿Qué es la Ilustración? De Kant

[ii] Génesis 1:28

[iii] Fragmento de ¿Qué es la Ilustración? De Kant

[iv] Ibíd.

[v] El contrato social es un término acuñado por Jean Jaques Rousseau.

[vi] El reino de Dios está en vosotros, de Tolstoi

[vii] Diamond, J. (2013) Armas, gérmenes y acero. Debolsillo

[viii] Génesis 2:16-17

[ix] Zweig, S. (2016) El legado de Europa. Acantilado

[x] Ibíd.

[xi] Génesis 11:6

[xii] Goethe

[xiii] Páginas de un descontento, de Makxim Gorki

[xiv] Ibíd.

[xv] Leviatán de  Thomas Hobbes

[xvi] Nietzsche, F. (2017) Así habló Zaratustra. Planeta

Un negocio que se basa en adquirir empresas

Para leer esta entrada completa debes tener una cuenta de miembro en la modalidad de membresía standard o premium

La empresa sueca que nos ocupa hoy es un grupo de inversión industrial, que se especializa en adquisiciones de empresas maduras que le pueden proporcionar buenos flujos de efectivo. El grupo invierte principalmente en los sectores de comercio, consumo e industria y en su mayor parte en Suecia.

Nivel Precio  
Membresía Standard 12.95€ por Mes. Selecciona
Membresía premium 16.95€ por Mes. Selecciona
Membresía gratis Gratis. Selecciona
Membresía Standard pago anual 135.00€ por Año. Selecciona

← Volver a la página principal

Disclaimer: el contenido de estos artículos no son te tesis de inversión ni tienen ninguna pretensión de serlo. El objetivo de sigmadiez es dar al lector ideas de inversión a la vez que los conocimientos teóricos para realizar sus propias tesis y llegar a las conclusiones oportunas. Si deseas encontrar tesis más elaboradas, quizás esta no sea tu web

Hablemos de sesgos

En casi todos los temas, o por lo menos en la gran mayoría, somos víctimas de nuestros propios sesgos y de nuestra ignorancia. Casi todo lo que pensamos del mundo es incorrecto y propicia que no tengamos ni idea de nada. Eso hace que a menudo tomemos decisiones que son de todo menos racionales y que estemos imbuidos en creencias absurdas que tienen que ver con todo menos con la razón y los datos.

Estas creencias, nos sirven para validar lo que ya pensamos. Esto refleja la tendencia tan humana de buscar una explicación simplona y de una sola causa a cualquier fenómeno por complejo que sea. Queremos creer que las cosas pasan por una sola razón para poder tener una solución bien sencilla y alguien a quien echarle la culpa como veremos hacia el final del artículo.

Por otro lado somos expertos en buscar patrones. Todas las elecciones que hacemos, desde escoger la comida hasta la pareja, son el resultado, no de un misterioso libre albedrío, sino del trabajo de miles de millones de neuronas que calculan probabilidades en una fracción de segundo. La tan cacareada intuición humana es en realidad el reconocimiento de patrones.

Eso en un momento de nuestra evolución suponía una ventaja enorme al indicarnos donde podían estar las presas o los depredadores a ciertas horas o bajo ciertas condiciones. En esa época era mejor detectar patrones que no se encontraban en realidad que saltarse uno que sí y ser víctima de un depredador. El problema es que en la actualidad no necesitamos detectar patrones para asegurar nuestra supervivencia y pero el cerebro sigue encontrando asociaciones entre cosas que no estan relacionadas pero creemos que sí. Por ejemplo, el hecho de que llevar determinada ropa interior hace que ganemos el partido.

Este tipo de supersticiones nos dan sensacion de control sobre el mundo y muchas veces creemos las cosas en funcion de cómo nos hacen sentir, más que en la información disponible. A todos nos gusta pensar que tenemos intuición, así que nos enusiasmamos cuando se da la coincidencia de que estamos pensando en un amigo y justo en ese momento, el amigo nos llama o nos manda un mensaje.

“Creer en gilipolleces es como una politoxicomanía, una vez que empiezas a creer en una, te caben todas las demás”

Ramón Nogueras

La disonancia cognitiva

Muchas gente piensa que, como personas racionales que son, cambiarían su punto de vita si les demostraran que estan equivocados pero no es así. La disonancia cognitiva es una sensación desagradable que tenemos cuando mantenemos dos ideas, opiniones o creencias que son incompatibles. Por ejemplo, el fumador que piensa que el tabaco es malo pero a pesar de todo sigue fumando.

Podemos resolver la disonancia cambiando nuestra conducta para que sea consonante, pero a menudo optamos por la justificación y buscamos una historia que podamos contarnos que elimine y reduzca la disonancia cognitiva. Por ello, el sesgo de confirmación (la tendencia a prestar mucha más atención y a creer más en la información que confirma lo que ya pensabamos y a descartar o ignorar lo que lo contradice) es la solución a la disonancia cognitiva y es lo que más importa cuando explicamos por qué creemos en gilipolleces y, sobre todo, por qué seguimos creyendo en las mismas gilipolleces aunque nos demuestren que no son verdad.

Una de las ideas más estupidas y arraigadas en la sociedad es que rompiendo cosas y desahogando la agresividad de manera violenta del alguna manera como darle puñetazo a un saco de boxeo o a un cojín, nos hará sentirnos mejor. Décadas de investigación han demostrado que lo que ocurre es justo lo contrario. Cuando desahogamos nuestras emociones nos sentimos peor y nos enfacamos aún más.

La teoría de la disonancia cognitiva nos dice que si agredimos a otra persona, sentiremos una fuerte necesidad de justificar el acto, ya que la agresión choca con la visión que tenemos de nostros mismos como personas razonables que no dañarían a inocentes. La forma más fácil de resolver esta disonancia es decidiendo que la otra persona se lo merecía.

Nos protegemos de nuestros errores con una ilusión de realismo alimentada por la disonancia cognitiva. Tenemos la ilusión de que los demas tienen sesgos pero nosotros no.

Debido al sesgo de confirmación, tendemos a olvidadar con más facilidad la informacion que complica poder mantener las opiniones que teníamos. Hay cosas como canciones o poesías que podemos reproducir literalmente pero nuestros recuerdos funcionas más como una reconstrucción que tiene que encajar con las demás. Nuestro cerebro confabula a menudo para que creamos cosas raras, si esas cosas son las que queremos ver.

Teorías de la conspiración

Es demasiado complicado entender cómo funciona la economía global. Por ello es mucho más fácil imaginar que hay un grupo de multimillonarios que mueven los hilos detras del esceario, que controlan los medios de comunicación y que fomentan guerras para enriquecerse. Casi siempre, esto es una fantasía sin fundamento. El mundo contemporáneo es demasiado complicado no solo para nuestro sentido de la justicia sino también para nuestras capacidades de gestión. Nadie (incluyendo multimillonarios, la CIA, los francmasones, los sabios de Sión…) comprende bien lo que ocurre en el planeta de modo que nadie es capaz de mover efectivamente los hilos.

Las teorías de la conspiración cubren diferentes requerimentos. Necesitamos entender nuestro entorno y reducir la incertidumbre y estas teorías ofrecen explicaciones para cosas que no entendemos, con el aliciente de que no sol falsables con facilidad, con lo cual, son idóneas para nuestro sesgo de confirmación. Del mismo modo, estas teorías te hacen sentir parte de la gente lista, de la gente que sabe, te hacen pensar en ti mismo como alguien que tiene los ojos abiertosa la realidad y no como el resto de la masa aborregada que no ven más allá de la superficie. Y te sientes así aunque en realidad seas un matao, más tonto que una mata de abas, porque reduces la disonancia entre cómo debería ser el mundo y cómo es.

Es mucho más fácil creer que tu vida no es lo que tú querrías porque hay poderes ocultos que conspiran para que así sea que aceptar que las cosas son así por un monton de factores complejos entrelazados, muchos de los cuales ni controlas ni comprendes.

Para terminar, solo decir que nunca estaremos libres de autoengaño. Seguramente no podemos alcanzar una racionalidad perfecta, porque nuestra capacidad sensorial es limitada y no podemos percibir todo lo que nos rorea. Nuestra atención es finita y sentimos emociones que modifican nuestra conducta.

Habra veces que nos traguemos un bulo de modo inevitable, veremos solo lo que queremos ver o sacaremos conclusiones incorrectas. Pero hay una cierta evidencia que conocer este tipo de información nos ayuda a ser un poco menos susceptibles de caer en estos errores.

Tener sesgos, fiarnos de los heurísticos o mantener nuestras ideas a toda costa nos convierte en humanos. Sino seríamos como robots lógicos mucho más parecidos los unos a los otros. Aceptar la existencia de los sesgos ajenos es lo que nos cinvierte en mejores humanos.

Para escribir este artículo he utilizado como base el libro “Por qué creemos en mierdas” de Ramón Nogueras. Si os interesa el tema puedo completar esta entrada con alguna otra hablando de más sesgos y heurísticos que nos afectan.

Fabricando robots

Para leer esta entrada completa debes tener una cuenta de miembro en la modalidad de membresía standard o premium

La empresa de hoy es una empresa americana pero con presencia global de 525M de capitalización bursátil que diseña, fabrica y vende componentes y sistemas de movimiento de precisión y especiales que se utilizan en una amplia gama de Industrias. Poco a poco después iremos viendo lo que quiere decir todo esto. Sus mercados objetivo incluyen vehículos, sector médico, aeroespacial y de defensa e industrial.

Nivel Precio  
Membresía Standard 12.95€ por Mes. Selecciona
Membresía premium 16.95€ por Mes. Selecciona
Membresía gratis Gratis. Selecciona
Membresía Standard pago anual 135.00€ por Año. Selecciona

← Volver a la página principal

Disclaimer: el contenido de estos artículos no son te tesis de inversión ni tienen ninguna pretensión de serlo. El objetivo de sigmadiez es dar al lector ideas de inversión a la vez que los conocimientos teóricos para realizar sus propias tesis y llegar a las conclusiones oportunas. Si deseas encontrar tesis más elaboradas, quizás esta no sea tu web

SIGMADIEZ