SIGMADIEZ

INDEXACIÓN III: LOS BONOS Y ETF

En entradas posteriores te hablaré concretamente como funciona el mercado de los bonos. Ahora quédate con la idea de que si escoger acciones y elegir el momento de compra es dificil, imaginate lo difícil que resulta ejecutar esa estrategia en un mercado tan ineficiente como es el de los bonos donde los gestores de renta fija no pueden hacer mucho, si es que pueden hacer algo, para influir en los tipos.

La unica forma de que un gestor añada una rentabilidad incremental es realizar apuestas sobre estos tipos de interés de modo que vendan bonos cuando cuando se espera que los tipos suban y los precios bajen y luego compren bonos cuando se espera lo contrario.

Por esto y para evitar este tipo de estrategias aquí se aplican los mismos principios de diversificación amplia, costes bajos, rotación mínima e inversión a largo plazo cuando eliges tus fondos indexados de renta fija.

Invierte en bonos corporativos de grado de inversión o bonos soberanos de estados. Puede ser inteligente combinar una mezcla de fondos indexados ligados a fondos de corto, medio y largo plazo en diversas proporciones.

Los bonos vinculados a la inflación también proveen una buena protección contra la erosión a largo plazo del poder adquisitivo del dinero.

La mayoría de nosotros preferimos tener más acciones cuando somos jóvenes y de lo que se trata es de hacer la pelota grande ya que en caso de incurrir en una pérdida tienes muchos años para recuperarla. A medida que nos vamos haciendo más mayores, es probable que prefiramos más bonos e introducirlos en la cartera puede ser una opción inteligente si comprendemos lo que implican y sus riesgos.

ETFs

Los ETFs son fondos cotizados que se diseñaron para facilitar las operaciones con sus acciones y que van disfrazados de fondos indexados. Estos fondos se pueden comprar y vender como si fuesen acciones normales y eso hace que se hayan convertido en un instrumento de especulación a corto plazo.

A parte de ello, después de los desafíos relacionados con la selección por la amplia variedad de estos fondos que existen, los riesgos con los tiempos, los costes adicionales y los mayores impuestos, los inversores que utilicen estos vehículos no tendrán ni idea de la relacion de la rentabilidad de su inversión con la conseguida por la bolsa

Hay muchos tipos de ETFs. Incluso algunos apalancados, fondos de bonos, de materias primas, etc. En realidad puedes hacerlo todo lo complejo que quieras pero, como ya he dicho, la simplicidad te dará muchos mejores retornos a largo plazo. Quien elige la complejidad insistiendo en la creencia de que puede batir al mercado, en contra de toda probabilidad, no tardará en darse de bruces con la realidad.

Con esto no digo que no se pueda invertir en ETFs. Son un vehículo totalmente válido siempre y cuando se mantenga la inversión a muy largo plazo. Si te gusta la idea de los ETFs sectoriales, usalos adecuadamente. No hagas trading y solo compra esporádicamente para diversificar tu cartera.

Estos fondos a veces se venden como parte de carteras de gestión activa con lo que, la doble capa de comisiones recae nuevamente en los clientes.

CONSIDERACIONES FINALES

Con todo lo expuesto en estos tres capítulos podemos concluir que las dos fuentes de las rentabilidades superiores del fondo indexado son la diversificación más amplia posible y los costes mas pequeños posibles.

Los logros de estos fondos no se basan en exitos fugaces de un pequeño puñado de fondos sino en los logros permamentes de una estrategia donde ningun festor ni siquiera sale en la foto. El fondo indexado clásico es el único fondo que puedes mantener para siempre.

Un inversor listo se tiene que dar cuenta que invertir en esos fondos calientes que invierten en mercados y sectores calientes y sacar el dinero de esos fondos cuando se enfrían con frecuencia en mercados fríos es un juego de perdedores.

La estrategia de invertir en fondos indexados no será a mejor del mundo ni la más original, pero el número de estrategias peores es infinito.

El lugar de este tipo de fondos, la gente por lo general sucumbe a la distracción de la bolsa y opta por costosos fondos de gestión activa operando con ellos en exceso.

Una estrategia válida puede ser destinar el grueso de tu cartera para fondos indexados y, si te pierde la excitación y quieres pasarlo bien, invierte una pequeña cantidad en empresas individuales, ETFs o fondos de gestión activa.

El futuro es incierto y como tal no sabemos las rentabilidades que nos van a ofrecer las bolsas y los bonos en el futuro. Lo que sí sabemos, como ya te dije es que conviene empezar a invertir cuanto antes mejor, que invertir conlleva riesgos pero no hacerlo nos lleva al fracaso financiero y que los costes importan en el largo plazo.

El fondo indexado es la unica inversión que garantiza nuestra meta.

Libros recomendados

Deja un comentario

SIGMADIEZ