ME PRESENTO

En primer lugar, y ahora que ya nos conocemos un poco, quería presentarme, ya que todavía no lo he hecho. No me gustaría que esta entrada fuese muy larga por lo que intentaré resumir lo más posible.

Mi nombre es David, aunque eso es indiferente. También lo es de donde sea, el nivel de estudios que tenga o en lo que trabaje. Estaréis diciendo, pues vaya presentación! Y realmente es así. Simplemente digo mi nombre a los efectos de si os queréis dirigir a mi pero, todos estos atributos son solo etiquetas que nos imponen o nos autoimponemos y que en realidad no dice nada mas allá del “sesgo de autoridad” que puedan los lectores formarse sobre algunas titulaciones. A decir verdad, si dejas de lado las limitaciones del ego y te preguntas “¿quién eres?, es difícil encontrar una respuesta satisfactoria. Lo importante y para lo que venimos aqui es mi intención de aportar valor a todo aquel que me lea.

Mi estilo de inversión no tiene nada de especial, consiste en analizar sectores y empresas desde un enfoque cuantitativo y cualitativo (más cualitativo), con una visión a largo plazo y utilizando la visión de Pareto. El tiempo es limitado y si utilizando el 20% de mi tiempo de análisis no conozco el 80% de la empresa, es que probablemente, no me merezca la pena el coste de oportunidad de seguir indagando. LLegando a ese 80, tampoco merece la pena continuar. Por otro lado, al igual que indico en la pagina principal, no me gusta el “trading de fundamentales“ aunque entiendo que haya gente que le funcione.

Etiquetas

Ya que hablamos de etiquetas, en este blog, no leeréis la palabra “value investing” (aparte de en esta entrada). Tampoco “growth”, “momentum”, “estrategia basada en dividendos”, “indexación” o cualquier otra que la gente suele colgarse. Cuando te pones una etiqueta, automáticamente quedan a la sombra todas las demás y por ello, te estarías cerrando a un enorme mundo de posibilidades. Estas etiquetas mentales son limitantes y ciñen todas las posibilidades existentes a lo que mi subconsciente piense sobre esa etiqueta o lo que es peor, a lo que piense de ella el subconsciente colectivo.

Cuando estas por encima de cualquier etiqueta, te evitarás una caterva de sentimientos enfrentados, evitaras estrés o culpa y, si algún día cambias de dirección, porque al fin y al cabo la vida fluye y lo que hoy tiene tanto sentido puede que mañana ya no lo tenga, no te sentirás culpable por ello. Es preferible ser flexible y mantener la mente abierta al cambio porque los extremos nunca son buenos.

A menudo suelo observar , sobre todo en las redes sociales, como la gente que suele colgarse una de estas etiqueta, busca identificarse con ella como el que busca identificarse con un equipo de futbol, un país o una religión, habitualmente provocado por algún tipo de herida emocional más profunda. Es habitual que nuestra mente, a través del ego cree huecos o vacios alrededor de alguna emoción que permanece sin sanar. Entonces y de manera subconsciente, la mente busca identificarse con algo y así, obtener una falsa sensación de seguridad y pertenencia.

No hablo de las personas que ven que una estrategia les gusta, les funciona y tratan de seguirla, como puede ser el value investing, sino de quien trata de identificarse activamente. La consecuencia de esto es entrar en una “cámara de eco” en las redes sociales, pensando que el resto del mundo que no sigue esa estrategia está equivocado. Estás conmigo o estás contra mí. Tanto yo como los que piensan como yo tenemos razón, el resto está equivocado.

Autores de referencia

En este blog tampoco encontrarás frases de grandes inversores. Por supuesto que admiro a muchos y he leído sus libros, pero nunca he caído en la admiración sobre todas las cosas y, mucho menos, en el fanatismo. No creo que por leer un par de libros o una carta anual (por ejemplo, en el caso de Warren Buffetf) puedas llegar a conocer en realidad lo que le pasa por la cabeza al entrar o no en una empresa. Y, por ende, no es motivo para identificarse con alguien.

A parte de ello, llega un punto en que se hacen bola las manidas frases utilizadas por todo el mundo a modo de marketig. No digo que esté mal, solo que en este blog no lo verás.

También intento evitar todos los términos en ingles que sean totalmente innecesarios aunque a veces es inevitable usarlos. El resultado final es menos rimbombante, pero más entendible y con el mismo rigor.

Estilo de inversión

Mi estilo de inversión es sencillo. Intento abstraerme de todo tipo de ruido que produzca el mercado, que a menudo es el 95%, y con el 5% de señal restante invierto allí donde veo valor.

He elegido la región nórdica como tema del blog, porque es un lugar a menudo desconocido por los inversores y pienso que puede haber mucho valor allí a futuro, como lo ha habido en el pasado. Ello no significa que, a nivel particular, no invierta a nivel global

Para ello, idealmente una vez a la semana, subo una descripción o reseña de alguna empresa que me parece interesante y normalmente desconocida. Subrayo lo de reseña, porque en ningún caso es un análisis

Paralelamente a esto, intento subir también artículos con los puntos clave en los que hay que fijarse a la hora de analizar un sector determinado y la manera correcta de encarar este análisis

Con estas dos herramientas, pretendo que el lector que tenga intención de aprender, haga sus propios análisis y llegue a sus propias conclusiones de valoración. El “valor intrínseco” es algo muy subjetivo y cada uno ha de llegar al suyo.

He elegido Twitter como herramienta, porque la limitación de caracteres me ayuda a ir directo al grano. Me aburre profundamente cuando abro una tesis de inversión y son 30 o 40 páginas en pdf donde la mayor parte es paja. Por ello considero, que al igual que hay gente que por aplicaciones como el Whatsapp se pierde en audios de varios minutos para expresar algo podría resumirse en dos líneas, las tesis de inversión deberían ser igual. Como digo,  el tiempo es bastante limitado, aunque suficiente si se sabe aprovechar (parafraseando a Séneca), pero  perderlo en cosas superfluas suponer un coste de oportunidad muy grande.

A parte de ello, pienso que las tesis deben expresarse en un lenguaje sencillo y entendible para todo el mundo. Uno de los 4 pilares de aprendizaje de Richar Feynman nos dice que si no puedes expresar algo que crees que sabes de manera sencilla, es que en realidad hay una laguna en el aprendizaje y a lo mejor no la entiendes tanto como crees.

Despedida

No quiero extenderme mucho más. Por último solo quiero decir que en este mundo es muy importante la humildad. Se necesita tener una humildad especial para darse cuenta de lo poco que sabe uno, incluso a medida que vas aprendiendo y descubriendo más cosas. Por eso es importante mantener el ego a ralla y evitar el “Scientia infla”, que se puede traducir literalmente como “el conocimiento infla”. Al igual que las sirenas de la odisea de Homero, el ego canta una canción que nos tranquiliza y valida nuestros pensamientos, pero también puede llevarnos al naufragio. Tan pronto como el ego nos dice que sabemos todo lo necesario, el aprendizaje se detiene en seco

Como es inevitable que nos equivoquemos en alguna ocasión, os dejo una de las pocas “frases externas” que vais a leer en este blog. No soy especialmente religioso, desde un punto de vista de la concepción tradicional y moderna de lo que es la religión, pero al igual que Aristóteles era un enamorado de las metáforas considerándolas la cima de la belleza de las palabras, esta, contenida en La Biblia, me parece muy adecuada al hilo de la inversión y de la vida

“Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar. Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron. Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron. Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno. El que tiene oídos para oír, oiga.” Mateo 13:3-9

Añado a la parábola que no cometas el error de fijarte únicamente en las semillas que germinan. Pero sobre todo, no cometas el error de dejar de abonar, plantar y regar semillas como si te fuera la vida en ello

Muchas gracias a todos por leer. Nos vamos viendo en siguientes entradas

4 comentarios en «ME PRESENTO»

Deja un comentario