SIGMADIEZ

Mi evolución como inversor

Después de mi entrada en la que os hablaba un poco de como fue mi evolución como escritor y una posterios contandoos cual fue mi mejor inversión, me apetecía contaros como ha sido mi evolución como inversor en renta variable desde que empecé en 2015 hasta hoy. Tengo muchas historias con empresas por lo que intentaré no extenderme demasiado. Procuraré contarlo de manera cronológica, pero es probable que vaya haciendo saltos en el tiempo hacia adelante y hacia atrás durante la narración.

No voy a contaros la tipica historia de que con 5 años ya me leia todas las páginas de los periodicos de economia y me habia leido 3 veces el inversor inteligente, pero si que es verdad que cuando tenía 9 o 10 años, un tío mio que era director de una sucursal del Banco Santander me regaló por mi cumpleaños una acciones de dicho banco. Cuando ya empecé a tener una relación más directa con el dinero, veia que al entrar en el área personal tenía una sección en la que había un dinero que iba fluctuando todos los días. Además esto era en entre 2007 y 2009 osea que imaginaos si fluctuaba el tema. Más allá de eso, no tenía ni p*t* idea de cómo funcionaban los mercados (de hecho tengo mis dudas de que tenga algo de idea ahora).

COMIENZOS

En 2015, cuando a duras penas sabía lo que era un dividendo, vendí un coche que tenía, en concreto era un Mercedes C63 AMG y en ese momento se me abrieron dos posibilidades. Me compraba otro coche similar (ya tenía mirado el sustituto) como había hecho los últimos años, o con el dinero recibido de la venta me planteaba sacarle una rentabilidad.

Bueno como podéis imaginar elegí la segunda opción. Me gustaría contaros que no empecé con análisis técnico pero todos tenemos un pasado. El ProRealTime era muy llamativo….

Con un Dunning Krugger en aumento y tras un par de semanas o tres tirando líneas vi que, a parte de no tener ningún sentido, eso no me llevaba a ninguna parte, por lo que lo descarté y pasé a mirar empresas dividenderas. A este estilo de inversión tampoco le vi mucho sentido al poco tiempo, por razones que ya expliqué aquí. Entonces no tenía claro que la explicación tecnica fuese esa, pero la lógica que aguardaba el fondo era la misma.

De ese modo, empecé a mirar empresas más pequeñas o un poco más “raras”. Recuerdo que compre a lo largo de los meses Vidrala, Viscofan, Barón de Ley, Corticeira Amorim(empresa por la que tengo especial cariño), Lingotes especiales, grifols, goupe guillin…luego llegó novo nordisk, zooplus, lectra, scanfil, boyd group…y muchas otras.

Una historia curiosa con Novonordisk es que, a los pocos dias de comprarla cayó de golpe un 20% y durante las semanas siguientes bajó aún más. Meses durante los cuales aproveché para ampliar la posición porque llegó a cotizar casi regalada, a 200 y poco coronas. A partir del 2017 empezó una senda alcista que no ha parado hasta hoy.

SE PONE EL TEMA SERIO

Lo habíamos dejado en que la estrategia que veía más lógica era el análisis fundamental y entoces me puse a leer. Me tiré en torno a 2 años leyendo a una media de 6 horas al día que podían ser hasta 8. Empezando por todos los clásicos y luego buscando temas concretos. A propósito de los clásicos y sin ánimo de crear polémica, no he leido “el inversor inteligente” aunque lo he intentado, porque eso no hay persona humana que lo lea, aunque para muchos sea su libro de cabecera. Como ya dije en twitter en una ocasión, sospecho que es un poco como “El Capital” de Marx para los marxistas, que es un libro que nadie ha leido pero que para ser de izquierdas tiene que parecer que si. Pero bueno ese es un jardín en el que no vamos a entrar ahora.

También hice algún curso del ISBIF de análisis sectorial muy interesante (aunque el audio dejaba mucho que desear) y más tarde la primera edición del curso de Alex en El arte de invertir junto a otro del ISBIF de valoración. Poco a poco fui descubriendo que a parte de gustarme en tema, iba satisfaciendo mi natural curiosidad que tengo sobre como funciona el mundo

Con todo lo que fui pillando por ahi me hice un excel y poco a poco fui logrando bastante rentabilidad con el tiempo. Como mi conocimiento es escaso y muy limitado, decidí que me iba a especializar en las empresas del sector industrial. Para mí son las más fáciles de enteder y es un nicho que creo que, a dia de hoy, domino un poco.

En 2017 estaba leyendo una carta de Valentum en la que presentaban a una empresa que cotizaba en el First North llamada IPCO. Nunca me ha interesado el sector del oil&gas, por lo que la empresa me daba igual, pero me quedé con eso de “First North”.

Tras investigar lo que era eso y ver que se trata del indice de empresas pequeñas que cotizan en países nórdicos hice lo que, hasta ahora ha sido mi mejor estrategia de conocer empresas. Cogí el índice y una por una a ver que iba saliendo. Primero filtré por que fueran industriales (obviamente) y luego fui mirando las que publicaban en inglés (ahora ya la verdad es que me da igual que publiquen en sueco o en finlandés)

Y de este modo fue como llegue hasta Sdiptech, que por aquel entonces acababa de salir a bolsa unos meses antes y desde entonces no había hecho otra cosa que caer. Compre las acciones en torno a 36 SEK y publiqué una pequeña tesis en un blog que compartía con 2 amigos donde de vez en cuando subíamos alguna empresa. En esa tesis escribí: “Tenía preparados los escenarios con diversas valoraciones, pero esta vez, sin que sirva de precedente, os animo encarecidamente a que investiguéis la web y con los estados financieros la valoréis por vosotros mismos. De antemano os anticipo que da muy buenos retornos a 3 y 5 años en cualquiera de los escenarios. De todos modos si lo pusiera no lo ibais a creer xD

Y en realidad era así, en mis escenarios mas conservadores me salía que la empresa valía 7 veces más y a día de hoy ha multiplicado por más de 10. Aún podéis leer esa tesis aquí

Nunca he sido de diversificar en exceso pero llegue a tener 18 empresas en cartera cuando ya la cifra era importante (aunque las 4 primeras posiciones pesaban el 65%) y, salvo alguna incursión rara, tipo tinexta, la misma novonordisk o alguna así, casi todas industriales.

No todo han sido aciertos, ya os conté mi mayor error de inversión, pero esque la historia con esa empresa sigue a peor. Si vendía las acciones en torno a 16 euros, en los siguientes meses se fue en vertical hasta más de 60 euros. Pero bueno cosas que pasan.

Como os dije en mi presentación, procuro estar muy lejos de la moda del momento, sobre todo si esa moda implica empresas cíclicas. Por otro lado, tampoco suelo invertir fuera de Europa y Estados Unidos. No es por cerrarme puertas pero, la mentalidad occidental la puedo llegar a comprender pero la mentalidad oriental, se me escapa. Por muy buena oportunidad que parezca la empresa, nunca podré llegar a entender como piensa un chino o un japonés para saber por qué cotiza así.

2020

A lo que iba. En 2020 llegó el coronavirus y era el momento perfecto para demostrarme a mi mismo que todo lo que había leido sobre dominar las emociones podía aplicarlo a la vida real.

Los primeros días de marzo fueron una autentica locura. Me acuerdo de estar entrenando y cuando abría el mercado americano mirar el movil y a lo mejor tener 80 notificaciones de yahoo finance de empresas que tengo en el watchlist que estaban cayendo más de un 6% y muchas de ellas más del 10. O notificaciones de investing con alertas de precio que ni me acordaba que había puesto, de empresas grandes como disney o nike, a lo que entonces consideraba que eran precios absurdos a los que nunca caería.

A parte de mi cartera de acciones, tengo una cartera de fondos indexados que le hice a mi hija casi al día siguiente de nacer. En esa cartera la estrategia era fácil, cada día que se levantaba el mercado con todos los indices cayendo un 6, 7 u 8%, que si recordáis durante el mes de marzo era día si, día no, practicamente yo le metía el doble a los fondos con la liquidez que tenía preparada para eso. Si la caida era muy gorda le podía meter incluso el triple que una aportación normal.

Para mi me puse a investigar durante algún tiempo el sector de las aerolíneas. En aquellos días el mercado parecía estar descontando que ya nadie iba a volar nunca más y eso, evidentemente, no iba a ser así. Tras buscar lo que consideré la mejor aerolínea, con mejor posición de caja y mejor balance para soportar unos meses turbulentos, invertí en Wizz air. A los pocos días de invertir me levanté una mañana y nada más abrir la cotización la empresa cayó un 50% del tirón. A 1.8 libras, momento en el cual, aproveché para comprar bastante más y ya durante el día rebotó bastante, creo que acabó en torno a -20 o así.

Esto se juntaba con que casi todas las semanas me llegaban avisos al email de que el equipo directivo estaba comprando acciones así como noticias con usos alternativos que le iban a dar a los aviones mientras no trasportasen pasajeros.

En esa época también compre Zur Rose, Inmode, amplié un poco de MTY foods, un ETF ruso y alguna cosa más por ahí.

A finales de 2020, cuando llevaba en torno a un 18% de CAGR desde que había empezado a invertir, decidí que era el momento de comprar una casa. Con perspectivas de inflación y dando dinero al 1% es casi regalado, motivo por el cual pensé que era un buen momento. Eso os lo conté aquí.

La cuestión es que, con mucha pena, tuve que vender una parte importante de mi cartera para comprarla, aunque no me arrepiento de ello.

Este 2021 ha sido un año de reestructuración y concentración de cartera. Si tenía casi que volver a empezar de nuevo y quería volver a los niveles anteriores, ya no podía tener 18 empresas en cartera por lo que actualmente estoy invertido en lo que yo creo que son las 8 mejores ideas que he tenido nunca.

LA IMPORTANCIA DE LA PACIENCIA

Se que el tema de tener paciencia es un mantra que se repite mucho, pero puedo asegurar que, he perdido dinero con algunas empresas, afortunadamente no mucho, pero en todas ellas ha sido por vender demasiado pronto o por no terminar de ver clara la situación. Si todas las empresas que he comprado desde el principio las hubiese mantenido hasta el día de hoy, no hubiera perdido dinero con ninguna. Cosa distinta es el coste de oportunidad de encontrar inversiones mejores, de ahí el tema de haber vendido algunas perdiendo dinero.

O por ejemplo en algunas empresas como Meritage Hospitalty que si que me asusté en 2020 por la gran deuda que tenian y temía que la pandemia se la llevara por delante, cosa que al final no pasó. Meritage fue una historia de coste de oportunidad, ya que la compre en torno a 20 CAD y la vendí por lo mismo 3 o 4 años después.

También me he dado cuenta que en los momentos de estres de mercado como agosto de 2015, inicios de 2016, finales de 2018 o el 2020 me siento mucho más cómodo que cuando no para de subir todo.

Otra cosa que he aprendido es que siempre hay gente prediciendo el fin del mundo y no puedes dejar que esa gente te influya en tu manera de invertir. En 2015 cuando emprecé decían que los mercados ya llevaban 5 años subiendo sin parar y que no era sostenible tanta subida. Todos los años subian una imagen del SP comparada con otra en 2008 e incluso en 1929 argumentando que estaba describiendo el mismo patrón y que la caida era inminente.

En verano de 2019 cuando le hice la cartera a mi hija recién nacida, la guerra comercial entre China y EEUU estaba en su punto más alto. El SP casi estaba en máximos y la cantinela era la misma: debido a la guerra comercial, la caida de la bolsa era inminente.

Si en cada uno de esos dos momentos hubiese hecho caso al ruido, me hubiera perdido una gran rentabilidad posterior.

Los permabears algún día acertarán y cuando lo hagan, estaremos preparados para aprovecharlo, mientras tanto, surfeemos la ola.

No quiero alargarme mucho más aunque me dejo muchas cosas en el tintero quiá para un futuro. Para completar este artículo, recomiendo leer mi presentación, sobre todo en lo que se refiere al tema de identificarse con un modo de inversión, las etiquetas, etc

4 comentarios en «Mi evolución como inversor»

  1. Gracias por compartir la experiencia, ayuda aliviando cargas emocionales en los que empezamos a caminar en la soledad de este desierto llamado inversión.

    Responder

Deja un comentario

SIGMADIEZ